Latinoamérica no puede permanecer inactiva ante la crisis que afecta a Estados Unidos y a Europa y, aunque la región latinoamericana no se ha visto impactada en exceso, debe tomar medidas ante un eventual agravamiento, constataron hoy en Santo Domingo políticos de América Latina.

"Debemos reforzar el paso, no caer en la complacencia y profundizar en las reformas pendientes", dijo el expresidente de México Ernesto Zedillo durante un debate con el gobernante dominicano, Leonel Fernández, y con el expresidente de Uruguay Julio María Sanguinetti.

Los tres políticos coincidieron en que Latinoamérica y el Caribe no se han visto golpeados de lleno hasta ahora por los problemas que desde 2008 afectan a Estados Unidos y Europa, pero se mostraron convencidos de que es momento de actuar, "porque el episodio sigue", señaló Zedillo.

El exmandatario recordó que tanto Centroamérica y el Caribe como México sintieron en 2008 y 2009 el impacto de la crisis debido a que sus economías están muy vinculadas a la estadounidense, donde se originó el problema, que llevó a una caída del Producto Interno Bruto (PIB) del 6 % en su país en un año, "aunque la recuperación llegó pronto", dijo.

Esa recuperación, fruto de los ajustes realizados en años anteriores, fue lo que permitió a los países citados reaccionar adecuadamente en 2008 y 2009, por eso insistió en la necesidad de advertir a los pueblos de la necesidad de seguir en esa línea o de lo contrario "el retraso va a ser mayor".

El uruguayo Julio María Sanguinetti reconoció que en los países sudamericanos parece que "ha salido el sol para siempre", pues sus economías se han visto estimuladas por la demanda asiática y viven en una situación de "bonanza que no tiene precedentes", pero los países latinoamericanos están obligados a reaccionar ante la competencia oriental, anotó.

"Esto sólo se resuelve con innovación tecnológica, mejor educación e inversión en infraestructuras", dijo Sanguinetti, quien alertó de los bajos índices educativos de los jóvenes de Latinoamérica en "un mundo que, nos guste o no, va a seguir estando globalizado".

El presidente dominicano, Leonel Fernández, consideró "irrefutable" el argumento de Sanguinetti sobre la importancia de las mejoras en educación, al que añadió la idea del necesario tránsito de la sociedad industrial a la sociedad del conocimiento, una transformación que comporta incógnitas todavía no resueltas, dijo.

El mandatario, criticado desde sectores sociales y educativos de su país por el incumplimiento del mandato constitucional de dedicar el 4 % del PIB a la educación, indicó que este es un debate "a escala global" que exige determinar con claridad "qué se enseña, cómo se enseña y para qué se enseña".

En el encuentro, celebrado tras el acto de entrega de los premios de la mexicana Fundación Vidanta a organizaciones que trabajan en la lucha contra la pobreza y la exclusión, debía haber participado también el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, quien excusó su asistencia.