El presidente de EE.UU., Barack Obama, llevó hoy de cena a cuatro donantes de base para su reelección, vencedores de un sorteo organizado por su campaña entre aquellos que entregaran al menos cinco dólares el segundo trimestre.

Los afortunados fueron Juanita Martinez, una maestra retirada de Colorado; la también profesora retirada Wendi Smith, de Indiana; el empleado de Correos Ken Knight y el propietario de una pequeña empresa Casey Helbling.

Obama cenó con los cuatro en un restaurante de comida estadounidense moderna en Arlington, en las afueras de Washington.

Con un atuendo informal de pantalones sport y camisa blanca con las mangas enrolladas, el presidente departió con sus invitados por espacio de setenta minutos.

Al comienzo de la cena se permitió durante unos momentos la presencia de los periodistas, que pudieron escuchar cómo Obama preguntaba a los comensales por sus lugares de procedencia y comentaba sobre su equipo de béisbol, los White Socks de Chicago.

Al término del ágape, el presidente declaró, en un mensaje de Twitter, que "esta cena es importante porque si soy presidente es gracias al trabajo de millones de personas como los cuatro a los que he conocido hoy".

Obama ya había organizado cenas con donantes de base durante la campaña electoral de 2008, al considerar que era importante prestar atención a las opiniones de la gente común y corriente que no acude a los eventos millonarios de recaudación de fondos.

Pero ahora su campaña planea convertir estas cenas -"Dinner with Barack", o "Cena con Barack"- en un premio habitual cada trimestre hasta las elecciones de noviembre del año próximo.

Los comensales de hoy eran los ganadores del primer sorteo, organizado para fomentar las donaciones en el segundo trimestre del año, cuando la campaña para la reelección de Obama recaudó 47 millones de dólares.

La campaña pagó los billetes de avión de los cuatro invitados y una noche de hotel en la capital estadounidense.