La Secretaría de Políticas para las Mujeres de la Presidencia brasileña pidió la suspensión de un comercial de televisión que muestra a la modelo Gisele Bundchen en ropa íntima, por considerar que refuerza el estereotipo de las mujeres como objetos sexuales de sus maridos.

La petición se hizo mediante sendos memorandos enviados al consejo responsable por la autorregulación publicitaria y a la empresa anunciante en los que además el organismo oficial manifiesta su "repudio" por la campaña, informó hoy la Secretaría en un comunicado.

El comercial del fabricante de ropas íntimas Hope utiliza a Bundchen, la modelo brasileña de mayor proyección internacional, para supuestamente enseñarle a las mujeres la mejor manera de comunicarle malas noticias al marido.

Inicialmente la modelo aparece con ropa de calle contándole a alguien, que sería su marido, una mala noticia, como que chocó el auto o que la suegra pasará a vivir con la pareja, lo que el anunciante califica como la técnica equivocada.

Después, Bundchen aparece con provocativas ropas íntimas para dar las mismas noticias, lo que sería la técnica correcta según el anuncio.

"Eres brasileña. Usa tu encanto", concluye el narrador de la pieza publicitaria.

Según el comunicado oficial, el anuncio en cuestión: "promueve el refuerzo del estereotipo equivocado de la mujer como objeto sexual de su marido e ignora los grandes avances que hemos alcanzado para desmontar prácticas y pensamientos sexistas".

El organismo, que depende directamente de la presidenta Dilma Rousseff, agrega que el comercial tiene un contenido discriminatorio contra la mujer e infringe dos artículos de la Constitución.

La nota cita igualmente la violación de dos artículos del Código Brasileño de Autorregulación Publicitaria para basar su petición de que el comercial sea retirado del aire.

La Secretaría dijo haber recibido numerosas manifestaciones de indignación contra la pieza publicitaria desde que fue exhibida por primera vez en las redes de televisión el 20 de septiembre pasado.

El fabricante de la ropa interior, en respuesta a la nota de la Presidencia, aclaró que su propaganda tiene el "objetivo claro y bien definido de mostrar, con buen humor, que la sensualidad natural de la mujer brasileña, reconocida mundialmente, puede ser un arma eficaz en el momento de dar una mala noticia".

El anunciante agregó que no tuvo la intención de usar ejemplos sexistas y que contrató precisamente a Bundchen, una de las brasileñas con mayor éxito internacional, para mostrar que no se trata de un problema de dependencia económica de la mujer.

"Sería un absurdo si nosotros, que vivimos de la preferencia de las mujeres, tomáramos cualquier actitud que desvalorice nuestro público consumidor", agrega el fabricante.

En Brasil son recurrentes las propagandas que se valen de la sensualidad y de las formas de la mujer para promover diferentes productos y no sólo ropa interior femenina, especialmente en la época del Carnaval, cuando las imágenes de mujeres semidesnudas abundan en los medios de comunicación.

Sin embargo, el Consejo Autorregulación Publicitaria vetó el año pasado la emisión de un comercial en el que la millonaria estadounidense Paris Hilton promovía una cerveza brasileña por considerarlo "demasiado sexy".