La primera dama de Francia, Carla Bruni, contó que está ansiosa por terminar su embarazo, que le limita mucho en lo que puede hacer, y que a partir del próximo 1 de octubre el nacimiento puede producirse en cualquier momento, publica hoy "Le Parisien".

"Francamente, no puedo más: tengo que estar sentada o tumbada la mayor parte del tiempo. Ni fumar ni beber vino. Estoy ansiosa de que se termine", comentó Carla Bruni Sarkozy a unos becarios de su fundación hace unos días, en unas declaraciones recogidas por el diario.

La exmodelo y cantante precisó que a partir del próximo día 1 puede dar a luz "en cualquier momento", y recordó que su primer hijo, Aurélien, nació antes de que se cumplieran los nueve meses.

"Se hace largo, pero tenía tantas ganas", subrayó a los becarios la esposa del presidente francés, Nicolas Sarkozy.

Los médicos le han recomendado descanso y la mayor prudencia posible para los próximos días, razón por la que no ha acompañado a su marido esta semana a Nueva York, donde participa en la Asamblea General de la ONU.

Su última aparición pública se produjo el pasado sábado, durante las Jornadas del Patrimonio cuando el matrimonio Sarkozy-Bruni recibió a un grupo de personas que habían acudido a visitar el Palacio del Elíseo, residencia oficial del jefe del Estado.

Carla Bruni ha insistido en que no quiere saber antes de dar a luz el sexo del bebé que espera -que debería nacer en la clínica de la Muette de París, cerca de su domicilio-, y que no permitirá que se le fotografíe.