El ministro australiano de Exteriores, Kevin Rudd. EFE/Archivo