A pesar de que cada vez hay menos diferencias de género en los países en desarrollo durante la infancia, estas disparidades surgen en la adolescencia temprana y son más pronunciadas en la entrada a la vida adulta, según un informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

El trabajo titulado "Chicos y chicas en el ciclo de la vida", difundido hoy en Ginebra, revela que a penas hay diferencias de género entre los menores de 5 años en asuntos relativos al acceso a atención médica al nacer, al número de bebés registrados tras su nacimiento, al porcentaje de los que toman el pecho en los primeros seis meses de vida o al número de malnutridos.

"En el acceso a la educación primaria se ha alcanzado la paridad en la mayoría de los países, con alguna excepción en Asia Pacífico", matiza en documento.

Sin embargo, la igualdad de género se desdibuja ya un poco en la educación secundaria, entre los 5 y los 14 años, educación recibida por el 52 % de niños en el mundo en desarrollo, frente al 48 % de niñas. En Asia Pacífico la diferencia es mayor, con un porcentaje del 55 % y el 47 %, respectivamente.

En América Latina y el Caribe es la revés, ya que el porcentaje es del 74 % de la niñas y el 68 % de los niños.

Las mayores disparidades de género se aprecian en el final de la adolescencia y la entrada en la edad adulta, entre los 15 y 24 años, cuando muchas chicas son forzadas a casarse y a mantener relaciones sexuales a una edad temprana.

En algunos casos, las niñas son obligadas a contraer matrimonio antes de los 15, lo que implica que puedan quedar embarazadas antes de que sus cuerpos estén preparados para ello, lo que desemboca en problemas de salud como anemia.

El estudio muestra que el porcentaje de mujeres de países en desarrollo que mantiene relaciones antes de los 15 años es del 11 %, bastante superior al 6 % registrado entre los varones.

Pese a iniciarse en el sexo antes, las adolescentes están en general peor informadas sobre los riesgos del sexo sin protección, ya que, mientras el 32 % de chicos entre 15 y 24 años del mundo en desarrollo son conscientes de los riesgos del VIH, entre ellas sólo son el 20 %.

"De los 5 millones de jóvenes que vivían con VIH en el mundo desarrollado en 2009, 3,2 millones eran chicas, frente al 1,2 millones de chicos", precisó el subdirector de UNICEF, Geeta Rao Gupta.

En el África Subsahariana, donde la prevalencia de VIH es mayor en el mundo, las mujeres de entre 15 y 24 años presentan entre el doble y el cuádruple de posibilidades de infectarse que los varones de su misma edad.

El analfabetismo también es uno de los problemas que afecta más a las jóvenes, ya que el porcentaje de varones letrados de entre 15 y 24 años alcanza el 91 % de en el mundo en desarrollo, entre las chicas no sobrepasa el 84 %.

En los países menos desarrollados la diferencia es mayor, con el 76 % de los chicos letrados, frente al 67 % de las chicas.

"Las diferencias de género que todavía se aprecian en muchos países en desarrollo, especialmente durante la adolescencia, son la principal barrera para el desarrollo y la erradicación de la pobreza", subrayó Gupta.