El juez español Baltasar Garzón afirmó hoy en México que "el fenómeno de la desaparición forzada de personas es de los más graves" que afectan a Latinoamérica y, en general, a "aquellos países del mundo en los que existe un conflicto armado".

En el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzosas, el jurista español recordó que varios fallos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) establecen "la obligación de perseguirlas" de forma permanente "desde el momento en que se produce hasta que se dé razón cierta de las mismas".

"Eso refuerza el derecho de las víctimas, exige una obligación por parte del Estado, de todas las instituciones, para que ese fenómeno desaparezca", dijo Garzón en declaraciones a Efe.

En México, donde participó en el foro "Legalidad democrática, ética, derechos Humanos y seguridad", celebrado en el Congreso, se dijo partidario de dar respuesta a los casos de desapariciones forzadas asociadas con la ola la violencia del crimen organizado en el marco de la ley más que mediante una Comisión de la Verdad.

Algunos sectores de la sociedad civil, como el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD) que encabeza el poeta Javier Sicilia, han propuesto crear una Comisión de la Verdad como las que han existido en otros países latinoamericanos como Perú o Guatemala para enfrentar el problema, que afecta a más de 10.000 personas.

"Yo creo que lo que hay que conseguir es que se responda penalmente en los límites que sea necesario y que marquen las leyes por aquellos que hayan propiciado ese fenómeno y esos crímenes", agregó Garzón.

Comentó, sin embargo, que las Comisiones de la Verdad, siendo organismos no jurisdiccionales, en algunos casos tienen una clara justificación y razón de ser.

"Por supuesto que las Comisiones de la Verdad son convenientes, incluso necesarias, pero sin renunciar nunca a la acción de la justicia, precisamente para dar cumplimiento al derecho de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación", apuntó el juez.

El también asesor de la Corte Penal Internacional (CPI), con sede en La Haya (Holanda), sostuvo que si bien el sistema judicial mexicano actual presenta carencias que dificultan que haya justicia, "hay que hacer lo necesario para que funcione".

"Precisamente hay que dinamizar todos y cada uno de los mecanismos que impliquen al Poder Judicial en toda su extensión, desde la Procuraduría hasta sus últimos elementos, para que cumplan lo que la ley marca", aseguró.

"En ese sentido, la Corte Suprema de México está dando ejemplo y marcando un camino a seguir que es fundamental y muy positivo", celebró el juez español.

Garzón, quien trabaja en Colombia dentro de un equipo de la CPI, se refirió a la situación de las desapariciones en el país suramericano el mismo día en que la Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas, dependiente del Defensor del Pueblo, cifró en 61.604 las víctimas de este delito.

"El caso de Colombia es realmente uno de los más graves que hay y se está trabajando precisamente en el ámbito de luchar eficazmente contra el mismo", apuntó.

"Por mi posición actual dentro de la misión de apoyo del proceso de paz no creo que deba profundizar demasiado" sobre el asunto, agregó, pero manifestó su "apoyo absoluto a las víctimas" de estos casos.

A ellos, en lo personal, les prometió hacer "todo lo posible siempre para que esos crímenes no queden en la impunidad".