La actriz italiana Claudia Cardinale aseguró que los directores de cine Luchino Visconti y Federico Fellini eran "dos maestros que se odiaban", en declaraciones en el festival de cine de Locarno (Suiza), donde fue homenajeada, y que hoy recogen los medios italianos.

La protagonista de "Il Gattopardo", aseguró de los directores italianos que "eran dos hombres inteligentísimos, cultos, pero en los antípodas. Se detestaban profundamente, hasta el odio".

Cardinale siguió desgranando sus recuerdos: "Eran totalmente distintos. Luchino era un perfeccionista que ensayaba cada gesto, cada entonación en el más profundo silencio, como en el teatro; Federico trabajaba en medio de la confusión, improvisaba, era mágico, transformaba la banalidad en algo misterioso".

Cardinale, de 73 años, trabajó con ambos en algunas de sus mejores películas. Con Visconti rodó "Il Gattopardo", basada en la novela semiautobiográfica y póstuma de Giuseppe Tommasi de Lampedusa, mientras que con Fellini hizo "8 1/2", uno de sus filmes más personales.

La actriz recordó que ambas películas se rodaron contemporáneamente, y que la experiencia fue "infernal" porque ninguno de los dos "se podía ni ver".

"Visconti me quería morena; Fellini, rubia. Uno quería que mis cabellos fueran largos, el otro cortos. Fue muy difícil complacerles: al final, de tanto oxigenarme y teñirme el pelo, se estropeó", afirmó.

En la rueda de prensa que siguió a la entrega del premio Pardo a toda una carrera, uno de los galardones del festival, Cardinale confesó también que "la más bella aventura de su vida" fue el rodaje, "en condiciones prohibitivas" de "Fitzcarraldo" (1982), la película de Werner Herzog.

La intérprete sostuvo que para actuar hay que ser muy fuerte, "sobre todo por dentro". "Siempre quise que querer era poder", añadió.

"El verdadero problema del cine de hoy es que faltan las coproducciones, de forma que sólo muy de vez en cuando salen películas italianas en Francia y viceversa", dijo la actriz, que vive en Francia.

Cardinale no quiso desvelar nada sobre la película que empezará a rodar en septiembre con Jean Rochefort en la Costa Azul, bajo la dirección del español David Trueba.