Grupos de ancianos nicaragüenses protestaron hoy en 17 municipios del país, en demanda de una pensión reducida de vejez, equivalente al salario mínimo promedio actual de 140,6 dólares.

La protesta simultánea fue organizada por la organización no gubernamental Unidad Nacional del Adulto Mayor, que aglutina a 12.000 ancianos.

El presidente de la Unidad Nacional del Adulto Mayor, Porfirio García, explicó a periodistas que exigen una pensión reducida de vejez a todo mayor de 60 años de edad que haya cumplido con al menos 250 semanas cotizadas.

En Nicaragua viven 25.000 ancianos que no lograron alcanzar el número mínimo de cotizaciones, de 750 semanas, que es lo que se requiere para tener derecho a una pensión completa, según cifras de ese organismo.

García anunció que "intensificarán" sus protestas pacíficas hasta el 1 de octubre próximo, cuando se celebra el Día Mundial del Adulto Mayor.

"Los adultos no tenemos tiempo para esperar, necesitamos esa pensión ya", demandó García.

"Desde que empezamos esta demanda, muchos adultos han fallecido", advirtió el dirigente, sin precisar el número de muertos.

Los ancianos protagonizaron este miércoles un plantón en una céntrica avenida de Managua y luego se presentaron ante medios de comunicación para dar a conocer sus demandas.

García indicó que en otros 16 municipios del interior de Nicaragua protestan en las afueras de los edificios de las alcaldías o en las delegaciones del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

"Todas las acciones están orientadas a (exigir) la pensión", precisó.

Los ancianos han solicitado al INSS que los admita como jubilados y puedan tener derecho a recibir una pensión, a través de una reforma a la Ley de Seguridad Social.

Esa organización también demanda un paquete de alimentos y, según el dirigente de esa organización, una ayuda económica de 44 dólares mensuales que reciben del Gobierno de Daniel Ortega no beneficia a todos sus afiliados.

Esos ancianos son los mismos que desde 2010 han realizado marchas y plantones en Managua para demandar la pensión reducida de vejez al INSS.

El Parlamento nicaragüense aprobó el pasado 25 de mayo una cédula jurídica a la Unidad Nacional del Adulto Mayor, con la que los ancianos esperaban gestionar empleos no remunerados en metálico a la Alcaldía de Managua u otros ayuntamientos.