La vicepresidenta del Comité de Naciones Unidas por los Derechos del Niño, Marta Mauras, alabó hoy la Constitución ecuatoriana, que garantiza los derechos de los menores, pero lamentó que en la práctica, la normativa no llega a todas las partes del país.

Mauras, que se encuentra en Ecuador para conocer el estado de la situación de la niñez, destacó en una rueda de prensa que el reto del país debe ser "asegurar" que los derechos que se establecen en la Carta Magna abarquen a toda la población infantil.

"Ecuador es uno de los países con grandes avances en la conciencia, la movilización y la estructuración de la protección de la niñez. Otra parte indiscutible es el proceso de una nueva Constitución garantista que prevé una nueva oportunidad para los niños. Pero, ¿cómo hacer que eso se cumpla?", manifestó la experta.

Mauras indicó que se debe de examinar las instituciones y asegurar que "el sistema penal de justicia funcione bien" para garantizar los derechos de los niños, los jóvenes, las mujeres y la familia.

La gira de Mauras en el país es de tres días y ayer se reunió con autoridades gubernamentales, hoy con sectores de la población civil y mañana visitará la ciudad andina de Cuenca, en el sur del país.

La representante de la ONU dijo que, a través de lo que observó en los encuentros, Ecuador está invirtiendo mucho dinero para mejorar la situación de los niños, pero el Gobierno debería de ver si esta ayuda llega a todos los sitios.

"En la zona fronteriza se echa en falta la presencia del Estado", resaltó Mauras, quien añadió que "más allá de asegurar un nivel básico de salud y nutrición, hay temas específicos" que requieren de tratamientos especiales.

En este sentido, Adriana Moresterol, del Consorcio de Organizaciones no Gubernamentales por la Familia y la Niñez Ecuatoriana (Confie), dijo que las ayudas para los niños no pueden seguir los mismos parámetros que la de los adultos.

Asimismo, destacó que faltan personas que "acompañen de forma profesional y humana" a los menores.

Mientras que el representante del Foro para la Niñez, Rafael Corriel, indicó que la sociedad civil tiene que ser "una voz de alerta", para que cada vez se garanticen más los derechos de los niños y no haya un retroceso en esto.

A su juicio, la sociedad civil también juega su papel en la protección de los derechos de la niñez.

"El Estado como garante implica recursos de inversión, con una mirada de especificad, pero también una sociedad civil que tiene que seguir en su labor de exigir, de veeduría, que tiene que seguir fortaleciéndose para hacer el rol que le corresponde y que lo niños y niñas adolescentes con su voz y mirada puedan expresar como se sienten con las políticas públicas", sentenció.