Centenares de "indignados" llegados de toda España se preparan para recorrer hoy el centro de Madrid, en una gran marcha en la que volverán a reivindicar un cambio político, económico y social en el país.

Los integrantes del conocido como 15-M recalaron este sábado en la capital española tras recorrer durante un mes diferentes itinerarios, en los que han celebrado asambleas y recogido propuestas.

Reunidos en la madrileña Puerta del Sol, los "indignados" revivieron el nacimiento, hace más de dos meses, del movimiento, y, entre otros asuntos, llamaron a la ciudadanía a participar en la gran marcha que hoy recorrerá las principales calles del centro de Madrid.

Después de una jornada que muchos de los participantes calificaron de emocionante, los integrantes del 15-M despertaron en el Paseo del Prado, lugar donde están ubicados los principales museos de la capital, como el Museo de El Prado, donde pernoctaron en tiendas de campaña.

Meli, cocinero de la marcha que llegó a Madrid procedente de Valencia, aseguró a Efe que de los 30 días que duró la caminata se ha traído "energía para seguir luchando".

Pablo, natural de Madrid y estudiante de Física, explicó a Efe que la experiencia de ayer fue "muy gratificante" y afirmo que el movimiento 15-M "sigue vivo".

El 15-M surgió de una manifestación multitudinaria celebrada el pasado 15 de mayo en la capital española, cuando miles de personas se concentraron de forma pacífica para pedir un cambio político y social, "ante la inoperancia del modelo actual".

Al día siguiente, centenares de jóvenes se instalaron en la céntrica Puerta del Sol de Madrid y en otras plazas de ciudades grandes y pequeñas de toda España.

Un mes después, los "indignados" levantaron los campamentos, pero desde entonces el movimiento ha seguido celebrando debates populares en asambleas de barrio o en comisiones de trabajo.

También han llevado sus protestas a las puertas del Parlamento español y de otras instituciones gubernamentales regionales.