Decenas de unidades del servicio de transporte público identificadas con listones rosa y con rótulos de "exclusivo para mujeres" empezaron a circular hoy en la capital guatemalteca, como una novedosa medida para proteger a las féminas de los abusos y agresiones por parte de hombres.

"Esto es una maravilla, una se siente mucho más segura sabiendo que va acompañada solo de mujeres", dijo a Efe María Esmeralda, una oficinista de 22 años, al descender esta mañana en el centro histórico de la capital de una de las unidades de las rutas exclusivas para mujeres del servicio de Transmetro.

La medida, que en su primera fase sólo cubrirá algunas de las rutas del Transmetro que cubren los sectores populares del norte y oeste de la capital, ha sido producto de una intensa lucha de la diputada Zury Ríos Sosa, del derechista partido Frente Republicano Guatemalteco (FRG).

"Ha sido un éxito, estoy muy contenta de que las mujeres se sientan más seguras y de que con esta decisión se empiecen a respetar los derechos humanos de las mujeres", dijo Ríos Sosa a medios locales.

La legisladora, abanderada de las causas feministas, convenció a las autoridades y empresarios del servicio de transporte público, para que durante las "horas pico" designarán unidades exclusivas para el uso de mujeres y sus hijos menores de doce años.

Las múltiples denuncias sobre asaltos, así como las agresiones verbales, físicos y sexuales de que son víctimas las mujeres dentro de las unidades de transporte colectivo, fueron los principales argumentos que Ríos Sosa utilizó para convencer a los empresarios a tomar esta medida.

Según la Asociación de Empresas de Autobuses Urbanos, en promedio cada día son asaltadas una decena de unidades de transporte por hombres armados que despojan a los pasajeros de sus pertenencias y que en muchos de los casos han llegado a abusar sexualmente de las mujeres.

Las unidades de transporte también son el principal blanco de las bandas delictivas que extorsionan a los conductores y empresarios a cambio de no asesinarlos.

Se prevé que en una segunda fase de este programa, se incluyan unidades "exclusivas para mujeres" en toda las rutas, y que, incluso, tal y como funciona en otros países, los conductores y agentes de seguridad también sean mujeres.

Según cifras oficiales, más de 1,5 millones de guatemaltecos habitantes de la capital y los municipios aledaños utilizan todos los días el servicio de transporte colectivo.