Warner Bros. comprará el servicio de películas Flixster para que los usuarios puedan echar un vistazo a los filmes que han adquirido y tengan acceso a éstos fuera de casa.

Flixster ya está instalado en 35 millones de superteléfonos iPhone, Blackberry y de otras marcas. Ofrece una selección de listas, fotos, avances y reseñas de su filial, Rotten Tomatoes.

Con el acuerdo, que se dio a conocer el miércoles, Warner Bros. espera aferrarse a la popularidad de Flixster a fin de lanzar un sistema para almacenar compras de películas en servidores a distancia, conocidos como "la nube" digital. Este sistema permitirá a la gente ver las películas que ha comprado en cualquier dispositivo, independientemente del formato.

El sistema, llamado UltraViolet, tiene previsto su lanzamiento en Estados Unidos este año, al tiempo que los estudios intentan impulsar las ventas de películas digitales para compensar la caída de los ingresos de los discos físicos.

Thomas Gewecke, presidente de Warner Bros. Digital Distribution, dijo que será importante darle al plan de cine digital la ventaja de promoverse a través de un popular servicio de búsqueda de películas: el Flixster, con sede en San Francisco.

"Pensamos que crea una oportunidad muy interesante a nivel mundial para poner información sobre la propiedad de las películas en la punta de los dedos de las personas cuando piensen sobre películas, las busquen y decidan qué hacer el próximo fin de semana", dijo.

Aunque las ventas de discos Blu-ray están aumentando, ese incremento no es suficiente para compensar las reducciones en los ingresos del formato de discos DVD. Los ingresos procedentes de películas empaquetadas en formatos físicos cayeron un 20% en los tres primeros meses del año, a unos 2.100 millones de dólares, según el Grupo de Entretenimiento Digital, una asociación comercial. Mientras tanto, los ingresos procedentes de descargas digitales crecieron un 10% a apenas 141 millones de dólares.

Las personas dudan al momento de comprar películas en línea, ya que temen no ser capaces de verlas donde quieran, y la transferencia de archivos entre diferentes dispositivos es todavía una tarea engorrosa.