La Comisión Europea (CE) presenta hoy su nueva normativa para los cigarrillos y otros productos elaborados a base de tabaco, que revisará las exigencias sobre la composición, los aromas y las advertencias sanitarias en las cajetillas con objeto de mejorar la protección de la salud pública.

La propuesta será presentada por el nuevo comisario europeo de Sanidad y Consumo, Tonio Borg, quien sucedió a John Dalli después de que ésta dimitiera por un supuesto caso de tráfico de influencias relacionado con la directiva.

La normativa establecerá nuevas disposiciones sobre las fotografías que aparecen en las cajetillas de tabaco, y en relación a la trazabilidad del producto para combatir el fraude, avanzaron fuentes comunitarias.

La directiva supondrá la actualización de las normas vigentes en la Unión Europea (UE) desde 2001.

Su principal objetivo será fomentar la prevención del tabaquismo y reducir las cerca de 700.000 muertes que se producen cada año en los Veintisiete relacionadas con el consumo de tabaco.

La dimisión de Dalli se produjo el pasado 16 de octubre, después de que la oficina antifraude europea empezara a investigar al comisario el pasado mayo a raíz de una denuncia de la tabacalera sueca Swedish Match.

La citada firma alegó que un empresario maltés le pidió dinero a cambio de influir a Dalli para modificar la norma europea que prohíbe la exportación de "snus" sueco, un tabaco humedecido que se mantiene en la boca en vez de fumarse.

La preparación de la nueva directiva suscitó las críticas de organizaciones de tabaqueros, estanqueros y cultivadores de toda la Unión Europea, que denunciaron que un endurecimiento de las normas pondría en peligro miles de empleos en los Veintisiete.

Borg presentará la directiva en una rueda de prensa a las 11:30 GMT en la sede de la Comisión, y posteriormente ésta tendrá que recibir el visto bueno del Parlamento Europeo y de los Estados miembros.