La Comisión Europea (CE) propuso hoy aumentar las advertencias sanitarias en las cajetillas de tabaco y restringir los ingredientes que pueden llevar los cigarrillos para modificar su aroma, entre otras medidas incluidas en la nueva directiva para el tabaco y los productos derivados.

La propuesta legislativa sustituirá a las normas europeas vigentes desde 2001, y ha sido concebida con objeto de reducir el impacto del tabaquismo en la salud pública de los Veintisiete, anunció el Ejecutivo comunitario en un comunicado.

Una vez entre en vigor, algo que la CE prevé para 2014, todas las cajetillas de cigarrillos y paquetes de tabaco de liar deberán presentar una "advertencia sanitaria combinada de imagen y texto" que cubra el 75 % de su superficie frontal, mientras que la cara opuesta del empaquetado no podrá llevar elementos promocionales.

Además, la actual obligación de informar en el envoltorio sobre el contenido de nicotina, alquitrán y monóxido de carbono se sustituirá por un mensaje que especifique que el humo de tabaco "contiene más de 70 sustancias que causan cáncer".

Los Estados miembros, no obstante, podrán permitir la venta de "empaquetados sencillos" en casos "debidamente justificados", precisó la Comisión.

Otra novedad importante es la prohibición de los cigarrillos y el tabaco de liar que incluya "sabores característicos", como el aroma a mentol, así como de los productos "con toxicidad y mayor potencial de adicción".

La directiva mantiene la prohibición de venta de pasta de tabaco de consumo oral (llamada "snus"), aunque con la excepción de Suecia, mientras que todos los productos de "tabaco sin humo" deberán llevar advertencias sanitarias en sus envoltorios y no podrán contener aditivos de sabor.

Un producto de este tipo son los cigarrillos electrónicos, cuya venta se permite con la citada advertencia y siempre que contengan un nivel de nicotina limitado.

La directiva debe recibir el visto bueno del Parlamento Europeo y de los Veintisiete.