La abrumadora mayoría de los estadounidenses quiere que el presidente y el Congreso trabajen en una nueva ley para reformar el sistema de salud si la Corte Suprema anula la ley de Barack Obama del 2010, revela un sondeo.

Pero eso no parece estar en los planes de ninguno de los dos partidos en vísperas del fallo del máximo tribunal sobre una ley que tiene como propósito extender el seguro de salud a más de 30 millones de estadounidenses que actualmente no lo tienen.

Los republicanos dicen que tratarán de rechazar todo lo que quede de la ley después que la Corte Suprema se pronuncie y después aguardar por lo menos hasta después de las elecciones de noviembre en busca de medidas alternativas. Los demócratas dicen que Obama promoverá lo que quede de la ley tras el fallo.

La encuesta de Associated Press-GfK reveló que más de tres cuartas partes de los estadounidenses no quieren que sus líderes políticos dejen tal como está el sistema de salud, en caso de que la corte anule la reforma.

La aprobación pública general sobre el manejo de Obama del asunto sigue sin cambios respecto a sondeos en mayo y febrero. Cuarenta y ocho por ciento de los entrevistados lo aprueba y 50% lo desaprueba. La desaprobación de los independientes superó 50% por primera vez desde octubre.

La encuesta de Associated Press-GfK Poll fue realizada por GfK Roper Public Affairs and Corporate Communications. Consistió en entrevistas telefónicas con 1.007 adultos a nivel nacional y tuvo un margen de error de 4 puntos de porcentaje.

La encuesta The Associated Press-GfK fue realizada entre el 14 y el 18 de junio por GfK Roper Public Affairs and Corporate Communications. Incluyó a 1.007 adultos a nivel nacional y tiene un margen de error de 4 puntos.

Tanto la mayoría de los partidarios como los oponentes de la ley coinciden en que el Congreeso y el presidente deben hacer un nuevo esfuerzo sobre el tema. El menor nivel de apoyo para una nueva legislación sobre el sistema de salud proviene de quienes se identifican como firmes partidarios del Tea Party. Pero incluso en ese grupo, casi el 60% favorece que se trabaje en un nuevo proyecto.

La mayoría de las disposiciones de la ley todavía no han entrado en vigencia, incluso el requisito de que la mayoría tenga seguro de salud o pague una multa. Esa obligación ha estado entre los aspectos menos populares de la ley. Las disposiciones que han entrado en vigor incluyen una mayor cobertura para los adultos jóvenes incluidos en el seguro de sus padres y alivio para los ancianos con recetas médicas de costo elevado.

______

En la red: http://www.ap-gfkpoll.com