Brasil va a doblar su producción de Benzonidazol, medicamento contra el Mal de Chagas, y prevé entregar a los organismos de cooperación 3,425 millones de comprimidos hasta final del año, anunció hoy el ministro de Salud, Alexandre Padilha.

Los medicamentos atenderán a pacientes de Argentina, Bolivia, Colombia, Paraguay, Venezuela y Uruguay, según informó el responsable del Gobierno de Brasil, único país del mundo que produce el Benzonidazol.

La solicitud de aumento de la producción partió de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), que han detectado un aumento de la demanda del orden del 113 por ciento.

"Vamos a cumplir con toda la demanda solicitada por la OPS y la OMS. Asumimos el compromiso y vamos a hacer la entrega inmediata de 225.000 comprimidos a Médicos sin Fronteras", dijo Padilha en una rueda de prensa en Río de Janeiro, al lado de la directora general de la OMS, Margaret Chan.

El resto de la producción, cerca de 3,2 millones de comprimidos, serán entregados a las organizaciones internacionales hasta finales de diciembre.

Brasil es el único productor de medicamentos contra el Mal de Chagas, que fabrica desde 2008 el laboratorio público Lafepe tras adquirir las existencias y materias primas de Roche, que paró de producirlo.

El Mal de Chagas es una enfermedad parasitaria tropical principalmente presente en América Latina y tiene como vectores de transmisión insectos como el chinche.

La enfermedad, que puede producir insuficiencia cardiaca y trastornos del sistema digestivo, mata unas 14.000 personas al año y podría tener infectados a cerca de ocho millones de personas en los 21 países endémicos.

El anuncio se realizó en una rueda de prensa celebrada con motivo de la apertura de la Conferencia Mundial sobre los Determinantes Sociales de la Salud, organizada por la OMS, que comienza hoy y reúne a autoridades de cerca de 120 países hasta el próximo viernes en Río de Janeiro.