La presencia de dos variedades del virus del dengue en Ecuador que no habían circulado desde hace algunos años en su territorio eleva la posibilidad de que se den casos de dengue hemorrágico, el más letal, según dijeron a Efe fuentes sanitarias.

"El riesgo se da por la circulación simultánea de al menos dos serotipos en poblaciones de zonas endémicas que ya han sufrido de dengue clásico", dijeron a Efe el director general de Salud, Juan Moreira, y el director general del Instituto Nacional de Higiene, Marcelo Aguilar, en una entrevista por correo electrónico.

Si una persona que ha sufrido dengue, causado por cualquier serotipo, es infectada por otro diferente tendrá un "riesgo incrementado" de sufrir el dengue hemorrágico, la forma grave de esta enfermedad, de acuerdo con los expertos, por eso es peligroso que variedades diversas estén presentes en un mismo territorio.

Entre 2002 y 2007 predominó en Ecuador la circulación del serotipo 3, que luego fue desplazado por el 1.

Pero ahora se ha detectado la presencia del serotipo 2 en la provincia de Esmeraldas, y del 4 en las provincias Manabí y Guayas, que no habían aparecido desde hacía algunos años.

Esto indica que podría existir una circulación simultánea de por lo menos dos variedades de dengue en estas provincias.

El ministro de salud, David Chiriboga, alertó el martes pasado de una posible epidemia en el próximo invierno -entre diciembre y febrero-, a raíz del descubrimiento de la circulación de estos dos serotipos.

El último brote importante de esta enfermedad en Ecuador se produjo en 2010, cuando afectó a 4.000 personas y produjo 4 muertes.

Las autoridades recomiendan tomar medidas preventivas para evitar que se desarrolle el mosquito que carga el virus, como mantener la vivienda y su entorno libre de objetos donde se estanca el agua.

"El mosquito que transmite el dengue puede crecer en recipientes tan pequeños como una tapa de botella o lata de atún, y sobre todo en llantas usadas", explicaron Moreira y Aguilar.

Ante cualquier síntoma el paciente no debe automedicarse con antiinflamatorios o antigripales, según los expertos, que enfatizaron que el único fármaco "seguro" para bajar la fiebre en caso de dengue es el acetaminofen, conocido también como paracetamol.

También recomiendan acudir al centro de salud más cercano ante la sospecha de padecer dengue.