Más de 3.000 personas se han visto afectadas por el cólera en la República Democrática del Congo (RDC), donde al menos se han producido 192 fallecimientos desde que en marzo se detectara un brote de la enfermedad, informó hoy la ONU.

El portavoz del organismo, Martin Nesirky, detalló ante la prensa las cifras de que dispone la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la epidemia que afecta al país africano y cuyos primeros casos, según informó, se detectaron hace cuatro meses en Kisangani (noreste del país).

Según Nesirky, la enfermedad se propagó después a lo largo del río Congo hacia las provincias de Ecuador y Bandundu, así como a Kinshasa, la capital del país, y ha acabado con la vida de 192 personas.

El portavoz del organismo informó además de que "para contener el brote, la OMS y sus asociados están ayudando al Gobierno a organizar campañas de promoción de la higiene, crear puntos de cloración del agua y a asegurarse de que los afectados por el cólera reciben tratamiento".

Por su parte, la Oficina de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) informó de que Bandundu es la provincia congoleña más afectada por el cólera, ya que presenta 1.271 afectados y ha contabilizado 72 muertes, según datos del pasado 4 de julio.

Además, los responsables de la OCHA alertaron de la rápida propagación que presenta la enfermedad en Kinshasa y de los preocupantes efectos que puede dejar en la capital.

Nesirky señaló asimismo que la RDC se enfrenta en estos momentos a un brote de sarampión y que la OMS y el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) intentan recaudar en estos momentos 9 millones de dólares para llevar a cabo dos campañas de vacunación en el país: una el próximo septiembre y otra a principios de 2012.