La Cámara de Diputados de Argentina, donde mueren cada día unas 110 personas a causa del tabaquismo, convirtió hoy en ley un proyecto que establece "ambientes públicos 100 por ciento libres de humo" y prohíbe la publicidad de cigarrillos en "todo tipo de actividad o evento".

Los diputados aprobaron por unanimidad la normativa que el 25 de agosto de 2010 había recibido el visto bueno del Senado de Argentina, donde fuma el 30 por ciento de la población adulta.

La ley dispone la prohibición de fumar en ambientes públicos y lugars de trabajo, establece multas, impide la publicidad o patrocinio de actividades de empresas tabacaleras para promocionar sus marcas y obliga a los fabricantes a incluir mensajes en los paquetes de cigarrillos que alerten sobre los efectos nocivos para la salud.

"Fumar causa impotencia sexual", "El humo de tabaco es causa de enfermedad y muerte", "Fumar puede causar amputación de piernas", "Fumar causa cáncer" y "Fumar quita años de vida" son algunos de los mensajes que llevarán los paquetes, acompañados por pictogramas que reflejen la advertencia, según indica la norma.

También prohíbe la venta de productos elaborados con tabaco a menores de 18 años, impide la comercialización de cigarrillos por unidad, regula la cantidad de alquitrán, nicotina y monóxido de carbono que deberán tener estos productos y exige retirar de los paquetes expresiones como "light" o "suaves".

"Por fin, Argentina tiene una ley nacional de control del tabaco, que pone límites a un hábito que lamentablemente tienen muchos ciudadanos y que es altamente nocivo", celebró el ministro argentino de Salud, Juan Manzur.

La iniciativa permite fumar en patios, terrazas y balcones, salvo que estos espacios pertenezcan a hospitales y escuelas.

Los infractores de la norma deberán pagar multas que van desde el valor equivalente al precio de venta al público de 250 a un millón de paquetes de cigarrillos de los de mayor precio comercializados en el país, sostiene la ley.

"Estableciendo ambientes 100 por ciento libres de humo eliminamos la toxicidad que permanece en el ambiente durante 14 días. Esta es una ley que salva vidas", remarcó la diputada de la conservadora Propuesta Republicana Paula Bertol antes de aprobar la iniciativa, que llevaba varios años en debate.

Para el legislador del peronismo disidente Jorge Obeid, se consiguió "que lo natural, que era fumar hace 20 años, ahora se ha trastocado y lo natural ahora es no fumar, para lo cual hubo que sortear una serie de presiones".

"La norma se orienta a la protección de la salud y desde esa mirada todos estamos de acuerdo en promover las estrategias que permitan evitar las consecuencias perjudiciales derivadas del consumo de productos elaborados con tabaco", coincidió el diputado radical Mario Fiad (UCR-Jujuy).

A la sesión también acudió el senador y candidato a alcalde de Buenos Aires por el oficialismo, Daniel Filmus, impulsor de la norma, a la que calificó como una "de las más avanzadas del mundo, amparada en los parámetros de la Organización Mundial de la Salud (OMS)".

La norma, que contó con el apoyo del oficialismo y la oposición, deberá ser promulgada por la presidenta argentina, Cristina Fernández, actualmente de visita en Italia.

Este martes, más de 80 organizaciones no gubernamentales de Argentina reclamaron que el Parlamento también ratifique el Convenio Marco para el Control del Tabaco de la OMS para que rija en el país, el único de Latinoamérica que incumplió con ese compromiso.

En coincidencia con el Día Mundial sin Tabaco, el pedido lo hicieron las ONG que integran la Coalición para la Ratificación del Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT), que en 2003 fue firmado por el entonces Gobierno del fallecido Néstor Kirchner, pero que aún espera ser ratificado por el Parlamento, paso previo a su entrada en vigor.

Argentina es el único país de América Latina que no ha firmado el CMCT que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó a principios de la década y que ha sido ratificado por 173 países.

Según un estudio de la Sociedad del Cáncer de EE.UU. divulgado este martes por la prensa local, Argentina está ubicado tercero en el ránking de consumo per cápita de tabaco en América.

A su vez, el Gobierno prohibió este mes "la comercialización y el uso" del denominado "cigarrillo electrónico" por no considerarlo un método seguro y eficaz para dejar de fumar.