Record: 55-6-1; (40 KO's).

País: Mexico.

Edad: 39 años.

Título: Campeón Ligero OMB-AMB e interino Superligero OMB.

Próxima pelea: por definir.

Imponente. Poderoso. Espectacular. Victorioso. Intengrante de lujo del Top 10. Así cierra 'Dinamita' Márquez el 2012, tras el triunfo sobre Manny Pacquiao.

Luego de tres polemicos resultados ante el filipino, Juan Manuel no tuvo que impresionar a los jueces ni esperar a que el referi hiciera el conteo de protección.

Usó la única fórmula del boxeo que no deja dudas: noquear. La misma 'receta' que funciona en las calles y que el bien conoció en Iztapalapa, donce creció, y que alberga a varios de los barrios más duros de la Ciudad de Mexico.

Tras un primer derribe, un derechazo del mexicano fulminó a Pacquiao. Imponente sobre un rival que no había sido noqueado en su etapa brillante.

Digno final para una rivalidad que refrescó al boxeo y que provocó división de opiniones en cada resultado anterior.

¿Que viene para Márquez?

Tiene 39 años, quería el retiro para el final de 2012 y con un triunfo sobre Manny.

Deseo concedido.

Nada de suerte.

El mexicano forjó round a round el gran momento que vive y tiene el reconociento generalizado. El Salón de la Fama llegará en el futuro.

La recta final de su carrera coincidió con el retorno en su país de la TV gratuita para las grandes funciones de boxeo y quien mejor las capitalizó fue 'Dinamita' Márquez, quien está en el profesionalismo desde 1993.

¿Retirarse? Lo dudo.

La mayoría de los campeones no dicen adiós cuando están en la cresta de la ola y con la cuenta bancaría rebosante. Además, es un tipo disciplinado y físicamente está bien.

Márquez ganó 10 millones de dólares ante Manny. Si acepta el quinto choque ante 'Pacman', puede pedir 25 millones.

Y 'Juanma', fan hasta el hueso del America y amigo de Cuauhtemoc Blanco, difícilmente resistirá las ofertas millonarias para volver a pelear. ¡A eso se dedica!

Pacquiao, Floyd Mayweather Jr, Timothy Bradley... y quien gusten, lo buscarán por una simple razón: tiene credibilidad, corazón y es uno de los mejores del momento. Pelear con el mexicano significa ganar respeto y mucha plata.

Pero el campeón mexicano tiene un punto debil: su familia. Si sus hijos le piden dejar el boxeo pondría punto final.

Haga lo que haga, el mexicano terminó de molder de notable manera su lugar en la historia del boxeo mundial.