Buenos Aires - El campeón mundial de peso medio, el boxeador argentino Sergio "Maravilla" Martínez, afirmó hoy aquí que el mexicano Julio Cesar Chávez Jr tendrá que limpiar una carrera que ensució al usar sustancias prohibidas antes de volver a combatir con el.

"Chávez ensució el boxeo y tiene que limpiarlo", advirtió el boxeador argentino al regresar a Buenos Aires despues de haber derrotado a Chávez Jr el pasado 15 de septiembre en Las Vegas.

Martínez lamentó en su primera rueda de prensa en Argentina que su contrincante este tratando "de justificar lo injustificable" despues de que se comprobara que consumió sustancias prohibidas antes de la pelea.

"Chávez se dopó, se drogó, llámenlo como quieran. Ensució muchísimo el cinturón del Consejo Mundial de Boxeo, ensució muchísimo el apellido que tiene", señaló.

A partir de ahora, consideró, cualquier cosa que diga el mexicano "tendrá que mostrarlo con trabajo y progreso. Como le dije, que se haga los controles de sangre y orina y entonces sí, peleamos cuando quiera".

Martínez, quien se ha convertido en uno de los máximos ídolos deportivos de este país, explicó que no siente grandes cambios en lo personal desde que le arrebató el cetro al mexicano, hace ya más de un mes.

"Lo importante es que, de cara al futuro tengo grandes proyectos, más sueños por conseguir. Es muy bonita la vida mía, a nivel personal no cambia mucho, aunque tengo un cinturón más y un reconocimiento mucho más masivo", dijo.

Tambien manifestó que estaba disfrutando la popularidad obtenida despues de su triunfo gracias a que hubo una promoción desconocida para sus combates.

Sobre las lesiones que le dejó la pelea con el hijo de "JC" Chávez, explicó que "mi mano va mejorando, pero lo bueno es que la lesión en mi mano izquierda soldó bien, por lo que ahora necesito prepararme para operarme el 12 de noviembre".