NUEVA YORK- Delmon Young remolcó con un doble la carrera de la ventaja en la 12da entrada, luego de otro impactante jonrón de Raúl Ibáñez que empató el juego en la novena, y los Tigres de Detroit derrotaron el sábado 6-4 a los Yanquis de Nueva York en un inicio de la serie de campeonato de la Liga Americana en el que Derek Jeter se fracturó el tobillo izquierdo y se perderá el resto de la postemporada.

Jeter se fracturó el tobillo cuando intentó fildear una roleta de Jhonny Peralta por el medio del diamante.

El torpedero y capitán de los Yanquis no se pudo mover, teniendo que tirar la pelota hacia el montículo. Salió del juego con la ayuda del mánager Joe Girardi y el preparador físico Steve Donahue. Girardi confirmó que la lesión precisará tres meses de recuperación.

"Se fracturó y no puede seguir", dijo un alicaído Girardi. "Dicen que serán tres meses de recuperado. Su carrera no corre riesgo, pero no podrá seguir jugando con nosotros este año".

Fue el desenlace de otro extenuante y emotivo partido de esta postemporada.

Detroit se encaminaba plácidamente a un triunfo 4-0 hasta que los Yanquis se sublevaron en el noveno.

Todo parecía liquidado, cuando el mánager de los Tigres Jim Leyland le asignó a Jose Valverde la tarea de completar una blanqueada. Los claros en las tribunas del estadio eran visibles debido a un número considerable de aficionados que desde el septimo inning buscó las salidas.

La debacle de Valverde comenzó un sencillo de Russell Martin al jardín central. Despues que Derek Jeter se ponchó, Ichiro Suzuki acercó a los Yanquis con un jonrón por el derecho.

Valverde, quien había malogrado una oportunidad de cerrar el cuarto juego de la serie de primera ronda en Oakland, montó en cuenta de 0-2 a Mark Teixeira. Pero no pudo tirar ese último strike y Teixeira logró la base por bolas.

Y luego fue el turno de Ibáñez, con el estadio expectante. Leyland dejó a Valverde en el montículo. Ibáñez dejó pasar un strike y luego depositó una recta sobre el muro del jardín derecho-central, muy cerca del sitio del batazo que empató el tercer juego de la serie de playoff contra Baltimore el miercoles pasado.

Leyland finalmente tuvo misericordia con Valverde al sacarlo. El relevista dominicano se quitó sus lentes y caminó abatido de vuelta a la cueva. En sus últimas cuatro apariciones de postemporada, en tres innings y dos tercios, Valverde ha permitido 10 hits y 11 carreras limpias.

Finalizada la entrada, Miguel Cabrera le pegó violentamente al recipiente con el Gatorade.

Borrón y cuenta nueva en un juego que duró 4 horas y 54 minutos.

Pero los Tigres supieron reaccionar tras malograr una amplia ventaja y anotaron dos veces en el 12do.

Con un out y luego que Miguel Cabrera negoció un boleto para abrir la entrada, Young produjo la primera carrera el empalmar un doble ante David Phelps. La pelota fue mal fildeada por el jardinero Nick Swisher, quien dio la impresión que primero quiso zambullirse y luego no pudo sacar el guante al medir mal la trayectoria de la pelota.

Young fue el motor ofensivo de los Tigres con tres remolcadas en total.

Andy Dirks remolcó la sexta carrera de Detroit, con el machucón que quedó a la deriva en el cuadro interior tras rasguñar la mano de Phelps.

Drew Smyly fue el pitcher victorioso al lanzar dos innings en blanco.

En el segundo juego el domingo, el venezolano Aníbal Sánchez buscará darle una ventaja 2-0 a Detroit. Hiroki Kuroda será el abridor por Nueva York, la primera vez que el japones tendrá una salida en las mayores con tres días de descanso.

Históricamente, 25 de los 42 ganadores del primer juego terminaron coronándose campeones de la Liga Americana. Detroit puede convertirse en el primer club que derrota a los Yanquis en tres series consecutivas de postemporada.

Doug Fister, el abridor de los Tigres, eludió tres amenazas de bases llenas en los primeros seis innings. Fue algo inedito en 375 juegos de postemporada de los Yanquis: primera vez que dejaban sin remolcar a un trío de corredores en ciculación, según STATS LLC.

Detroit enhebró su ventaja inicial con un par de carreras en la sexta ante Andy Pettitte, mediante sencillos remolcadores de Prince Fielder y Young. Añadieron dos más en el octavo, cuando Young sacudió un jonrón solitario frente a Derek Lowe y Avisail García conectó un sencillo contra Boone Logan.