El tema de la inmigración en Estados Unidos puede haber pesado en la derrota en las primarias republicanas en Virginia al líder de la mayoría en la Cámara de Representantes Eric Cantor. Su derrota casi seguramente sepultará el tema en la cámara baja, donde ya daba pocos indicios de resucitar hacia un acuerdo en pleno año electoral.

Se suponía que Cantor, republicano por Virginia, iba a tener una victoria fácil en las primarias republicanas del martes sobre David Brat, un político novato que es profesor de economía en la universidad Randolph-Macon College y cuya campaña tuvo una financiación insuficiente.

La única pregunta era cuál sería el margen de una esperada victoria amplia de Cantor. Los defensores de los inmigrantes estaban observando las primarias con gran atención, con la esperanza de que si esa victoria era lo suficientemente grande, Cantor se sentiría libre de promover las iniciativas de reforma a las leyes migratorias en la cámara baja.

En cambio, la sorpresa fue que Cantor perdió y de manera decisiva, después de una campaña en la que Brat hizo de la inmigración el tema central.

Brat acusó a Cantor de abrazar una supuesta "amnistía" y la apertura de las fronteras. Brat también firmó un compromiso para luchar contra la inmigración y en las últimas semanas recibió el apoyo de figuras conservadoras populares entre los votantes del movimiento conservador Tea Party, como la conductora de radio Laura Ingraham y la columnista Ann Coulter, quien calificó a Cantor de alguien "podrido por la amnistía".

Cantor se defendió, jactándose en anuncios publicitarios con palabras fuertes de haber bloqueado proyectos que supuestamente concederían una "amnistía" a los "extranjeros ilegales". Se trató de un cambio de tono radical, viniendo de un legislador que había hablado en favor de darle la ciudadanía a aquellos inmigrantes traídos ilegalmente a Estados Unidos durante su niñez, los llamados "dreamers".

Cantor endureció su postura sobre esa política, pasando el mes pasado a bloquear el avance en la Cámara de Representantes de una iniciativa republicana que buscaba ofrecer la ciudadanía a ciertos inmigrantes que residen ilegalmente en Estados Unidos y que han servido en las fuerzas armadas.

Sin embargo, todo eso fue insuficiente.

Después de una campaña de elecciones primarias en la que la inmigración apenas se había asomado, el resultado indica que todavía puede ser un tema político potente para los votantes en las primarias republicanas.

La derrota de Cantor casi seguramente sepultó hasta las mínimas esperanzas de un acuerdo este año en la Cámara de Representantes en materia de inmigración, por lo que seguramente el tema se congelará hasta después de las elecciones presidenciales de 2016.

"Por ahora está realmente muerto", dijo Roy Beck, presidente de Numbers USA, un grupo que se opone a una reforma integral de la legislación migratoria.

La inmigración es un tema que "se ha pronunciado muerto muchas veces en los últimos dos años, pero creo que los votantes del distrito de Cantor han enviado un mensaje increíble", afirmó.

Algunos defensores de la reforma a las leyes de inmigración y los encuestadores advirtieron que es demasiado pronto para decir si el tema de la inmigración fue el factor decisivo para Cantor.

David Winston, un encuestador que asesora a los republicanos en la cámara baja, dijo que si Cantor hubiese sabido que realmente estaba bajo amenaza, habría hecho campaña de una manera diferente, posiblemente con un resultado diferente. En cambio, los sondeos internos de Cantor le daban una ventaja cómoda.

"¿Fue esa la cuestión clave? No lo sabemos, porque el candidato nunca pensó que estaba en una competencia", dijo Winston.

Los defensores de los inmigrantes subrayaron también que algunos de los candidatos del Partido Republicano salieron ilesos de las primarias pese a haber abrazado las iniciativas de reforma a las leyes de inmigración.

El senador Lindsey Graham, uno de los autores del proyecto de ley de reforma integral a las leyes de inmigración que el Senado aprobó el año pasado, ganó holgadamente las primarias del martes.

Otra integrante de la cámara baja, la representante Renee Ellmers, republicana por Carolina del Norte, también ganó el mes pasado a pesar de que su oponente la atacó retratándola como una partidaria de flexibilizar las leyes de inmigración.

Algunos demócratas aún mantienen la esperanza de espacio para la acción. "Ahora el señor Cantor puede hacer lo correcto sin importar lo político", dijo el representante demócrata Joe García, demócrata por Florida.

Sin embargo, la derrota de Cantor representa un fuerte reproche republicano para un político visto como el próximo en línea para ser presidente de la cámara baja. Su derrota inmediatamente envalentonó a los conservadores que se oponen a la reforma de inmigración.

Para unos republicanos de la cámara baja ya renuentes a explorar el tema políticamente volátil en un año electoral, el resultado significó una lección sobre los beneficios de evitarlo.

Para aquellos republicanos que creían que impulsar una reforma migratoria era la mejor manera de que el Partido Republicano recuperara a los votantes latinos, cruciales para las elecciones nacionales, el resultado del martes fue un retroceso preocupante.

En el año transcurrido desde que el Senado aprobó un proyecto de ley de reforma integral de inmigración, los representantes republicanos se han resistido a las súplicas de la comunidad empresarial, líderes religiosos y ciertos sectores influyentes del Partido Republicano. Es poco probable que eso cambie en el corto plazo.

"Todos estamos consternados de ver que el número dos republicano cayó y que toda la campaña fue en materia de inmigración", dijo Héctor Barajas, consultor republicano para California y quien trata de convencer a los hispanos a que voten por el Partido Republicano. "Eso envalentona a los 'Ted Cruz' del mundo para que nos digan 'te lo dije'''.

___

Los periodistas de The Associated Press Nicholas Riccardi en Denver y Andrew Taylor en Washington colaboraron para este despacho

___

NOTA DEL EDITOR: Erica Werner cubre los temas de inmigración para The Associated Press.