La Policía británica que investiga la desaparición de la niña Madeleine McCann en Portugal en 2007 informó hoy de que busca a un hombre que abusó sexualmente de cinco niñas en apartamentos de la zona portuguesa del Algarve entre 2004 y 2006.

Según indicó hoy el detective Andy Redwood, a cargo del caso Madeleine, se trata de un hombre moreno, de pelo oscuro, que al parecer entró por la fuerza en doce pisos de verano donde se alojaban familias británicas entre 2004 y 2010, aunque los ataques se produjeron hasta 2006.

En algunos de estos incidentes, cinco niñas de entre 7 y 10 años de edad fueron víctimas de agresiones sexuales en los apartamentos.

Estos ataques, según la Policía, ocurrieron entre 2004 y 2006, antes de la desaparición de Madeleine, ocurrida el 3 de mayo de 2007 en el apartamento del complejo turístico donde la familia McCann se hospedaba en Playa de la Luz, en el Algarve (sur de Portugal).

El caso del intruso no fue relacionado con el de Madeleine por los policías portugueses puesto que las agresiones se produjeron en un zona muy amplia del sur de Portugal, añadió.

En una declaración, Redwood dijo hoy que localizar a este hombre, que "tiene un interés insano en niñas blancas", es prioritario.

Según el detective, este intruso hablaba inglés con acento extranjero, de manera pausada, y fue visto por varias familias vestido con una camiseta morada de manga larga.

Redwood insistió en la necesidad de localizar a este hombre para establecer si está o no relacionado con la desaparición de Madeleine.

El equipo que trabaja en el Reino Unido en la desaparición de la niña británica investiga actualmente a 38 personas consideradas "de interés" para la pesquisa y revisa detalles de 530 conocidos pederastas, algunos de los cuales son de nacionalidad británica.

Madeleine, cuyo caso ha generado un enorme interés mediático, no había cumplido cuatro años cuando desapareció.

Los detectives que trabajan en el caso ya han viajado a Portugal para buscar la colaboración de sus colegas portugueses.

Como parte de esta investigación, Scotland Yard ha enviado treinta cartas a varios países europeos para solicitar información, si bien no aportó detalles de estas misivas.

El año pasado, el programa "Crimewatch" de la cadena BBC, que ayuda a resolver delitos, dedicó una edición a Madeleine y aportó fotografías electrónicas de un posible sospechoso, visto en el lugar la noche que desapareció la menor.

Las fuerzas del orden están convencidas de que la desaparición de Madeleine fue planificada y concentran su investigación en los movimientos de personas entre las 20.30 y las 22.00 horas, cuando la madre de la niña, Kate McCann, descubrió que su hija no estaba en la habitación donde la había dejado durmiendo antes de salir a cenar con su marido, Gerry McCann, a un restaurante cercano.

Madeleine desapareció mientras sus padres cenaban en un restaurante del complejo turístico.

Las autoridades portuguesas abandonaron el caso en 2008, pero Scotland Yard lo empezó a revisar en 2011 y el año pasado reabrió la investigación de forma oficial.

La decisión de Scotland Yard de iniciar su propia pesquisa oficial, al margen de la policía portuguesa, se produjo después de que el primer ministro británico, David Cameron, aceptase en 2012 una petición de los McCann para revisar el caso.