Cuba violó el embargo de armas que pesa sobre Corea del Norte con el envío del cargamento que estaba oculto en un carguero que fue retenido en 2013 en Panamá, según un informe de expertos de la ONU hecho público hoy.

"Tanto el propio envío como la transacción entre Cuba y la República Popular de Corea fueron una violación de las sanciones", señala el informe anual sobre el cumplimiento del embargo al país asiático.

Los expertos de las Naciones Unidas ponen en duda, además, que se tratase de un armamento "obsoleto" que se enviaba a Corea del Norte para ser reparado y posteriormente devuelto a la isla, como señaló el Gobierno cubano.

Según aseguran, la mayor parte de las armas estaba en buen estado y los documentos encontrados junto a ellas indicaban que los equipos funcionaban "de acuerdo a las especificaciones o habían sido calibrados justo antes del empaquetado".

Además, parte del armamento estaba "sin uso o aún en sus envoltorios originales", como por ejemplo ciertos componentes de misiles aún en los embalajes originales facilitados por la Unión Soviética.

Para los expertos, las pruebas "apuntan a una intención clara y consciente de eludir las resoluciones" de la ONU que prohíben la venta de armas al régimen de Pyongyang.

Entre ellas destacan los "extraordinarios y amplios esfuerzos para ocultar el cargamento de armas" y las instrucciones encontradas a bordo para falsear una declaración de entrada al canal de Panamá en caso de necesidad.

El carguero "Chong Chon Gang" fue retenido en julio pasado por Panamá y el armamento, que iba escondido bajo un cargamento de azúcar, incluía, según el informe, seis vehículos asociados con sistemas de misiles tierra-aire y 25 contenedores cargados con las piezas de dos cazas MiG-21.

También había 15 motores para ese tipo de aviones, componentes de sistemas de misiles, munición y otros equipos militares.

Según el informe de la ONU, se trata de la mayor cantidad de armas prohibidas por las sanciones internacionales con destino a Corea del Norte o procedentes de ese país desde que se impuso el embargo.

Además, los expertos señalan que hay pruebas de la participación de la embajada norcoreana en La Habana en la gestión del envío y señalan que Cuba se ha negado a desvelar la identidad de las entidades involucradas en la operación.

Las conclusiones forma parte del informe anual sobre el cumplimiento de las sanciones a Corea del Norte, mientras que el texto detallado de la investigación figura en un documento confidencial que no será publicado, según indicaron a Efe fuentes diplomáticas.

El barco "Chong Chon Gang" dejó Panamá el pasado 14 de febrero rumbo a La Habana tras siete meses de detención por haber intentado transitar el Canal con el cargamento militar no declarado.

El comité de la ONU encargado de supervisar las sanciones a Corea del Norte, mientras tanto, tiene abierta una discusión sobre el caso y las posibles consecuencias.

El proceso, sin embargo, no tiene un calendario claro para su finalización, según indicó hoy a Efe un portavoz de Luxemburgo, país que preside actualmente ese comité.