Cuba aceptó una invitación de la Unión Europea para normalizar el diálogo político entre ambas partes y aseguró que esta es una prueba de la inutilidad de las sanciones contra la nación caribeña que el bloque impuso años atrás.

La decisión podría poner punto final a una década y media de tensiones entre el bloque, que sancionó o criticó la isla por temas de derechos humanos y el gobierno de esta nación, que acusó a su vez la UE de ser hipócrita.

"Cuba acoge con satisfacción esta propuesta del 10 de febrero de la Alta representante (la baronesa Catherine Asthon, titular de la diplomacia europea) que significa el fin de la políticas unilaterales de la UE sobre Cuba", dijo el canciller Bruno Rodríguez en conferencia de prensa el jueves.

Rodríguez no especificó cuándo o dónde se realizarán los primeros contactos, pero mencionó que la aceptación por parte de la isla había sido entregada por vía diplomática poco antes de la reunión con los periodistas.

Estos son los primeros comentarios de un funcionario de la isla sobre la iniciativa europea de febrero pasado.

"Creo que esta correcta decisión de la UE demuestra que las políticas unilaterales no funcionan, ni tienen lugar en la época actual", aseguró Rodríguez.

Cuba y la UE tuvieron años de frías relaciones después que en 1996 el bloque aprobó la llamada "Posición Común", que condiciona los nexos entre las partes a una apertura pluripartidista y ampliación de los derechos civiles en la nación caribeña. La Habana rechazó las condiciones y acusó a la UE de estar sesgada.

La frialdad se extendió a lo largo de toda la pasada década, cuando el bloque congeló su cooperación con la isla a raíz de la decisión de Cuba de enviar a los tribunales a un grupo de disidentes. El gobierno los acusa de tratar desestabilizar al gobierno, lo cual es rechazado por los disidentes.

A partir de 2008 las sanciones fueron levantándose de manera unilateral por la UE.

Rodríguez recordó que se firmaron convenios bilaterales con más de una decena de estados miembros y dijo que la isla está dispuesta a conversar sin condicionamientos.

"Cuba tiene toda la disposición a discutir sobre bases de igualdad soberana y respeto mutuo, cualquier tema incluido los temas de derechos humanos sobre los cuales tiene muchas preocupaciones de lo que acontece en diversos países europeos", comentó Rodríguez.

"Reitero que Cuba actuará en el proceso que se avecina de manera constructiva", agrego el canciller.

___

Andrea Rodríguez esta en Twitter como: www.twitter.com/ARodriguezAP