El escolta reserva argentino Manu Ginóbili fue decisivo en el ataque de los Spurs de San Antonio y se convirtió en el jugador latinoamericano más destacado de la jornada del baloncesto profesional de la NBA.

Ginóbili aportó 15 tantos como reserva en el triunfo de los Spurs por 112-106 sobre los Mavericks de Dallas en el duelo de equipos tejanos.

El veterano escolta argentino jugó 22 minutos en los que anotó dos de siete tiros de campo, incluidos dos de cinco triples, y nueve de diez desde la línea de personal.

Ginóbili además repartió siete asistencias, capturó cuatro rebotes y recuperó un balón.

El argentino reserva llegó a los 30 partidos en los que consiguió al menos quince puntos, cinco rebotes y cinco asistencias, sólo superado por el alero alemán Detlef Schrempf, exjugador de los Mavericks, que también fue reserva desde la temporada de 1985 y los consiguió en cincuenta encuentros.

Su compañero, el pívot brasileño Tiago Splitter, aportó once puntos y volvió al protagonismo en el juego dentro de la pintura.

Splitter disputó 28 minutos en los que encestó cuatro de nueve tiros de campo y estuvo perfecto (3-3) desde la línea de personal, mientras que su labor en la pintura le permitió capturar cinco rebotes, incluidos tres defensivos, repartió tres asistencias, dos recuperaciones de balón y un tapón.

También en el triunfo, el base venezolano Greivis Vásquez llegó a los doce tantos que ayudaron a los Raptors de Toronto a ganar 104-98 a los Warriors de Golden State.

Vásquez disputó 23 minutos de juego y anotó 5 de 13 tiros de campo, incluido dos de siete triples y entregó cuatro asistencias.

El escolta brasileño Leandro Barbosa, también como reserva, aportó siete puntos y ayudó a los Suns de Phoenix a conseguir una victoria por 129-120 sobre los Hawks de Atlanta.

Barbosa vio acción durante 13 minutos que los aprovechó para conseguir tres canastas de los seis tiros de campo que hizo, incluido un triple, logró un rebote y entregó dos asistencias.

El ala-pivote argentino Luis Scola aportó cuatro puntos y ayudó a los Pacers de Indiana a ganar 94-91 a los Jazz de Utah.

Scola jugó 19 minutos y anotó 2 de 6 tiros de campo, capturó tres rebotes, dio una asistencia, recuperó un balón y puso dos tapones.

Mientras que su compatriota, el base Pablo Prigioni fue el único latinoamericano en jornada que no pudo disfrutar del triunfo después que su equipo de los Knicks de Nueva York perdió por paliza de 109-90 ante los Bulls de Chicago en su visita al United Center.

Prigioni jugó 17 minutos como titular de los Knicks y aportó dos puntos al anotar 2-2 desde la línea de personal, falló un intento de tiro de campo, dio tres asistencias y puso un tapón.