La justicia española rechazó el último recurso de la familia de Oswaldo Payá y confirmó que no abrirá una investigación paralela sobre el accidente de tráfico que costó la vida al disidente cubano en 2012.

En un auto hecho público el jueves, una sala de la Audiencia Nacional validó la decisión del juez Eloy Velasco en septiembre y recordó que el caso ya fue juzgado y sentenciado por un tribunal cubano. El único condenado fue el español Angel Carromero, quien conducía el vehículo en el que viajaba Payá.

La querella, archivada ahora definitivamente, fue presentada el 19 de agosto en Madrid por Ofelia Acevedo y Rosa María Payá, esposa e hija del opositor.

En su escrito, la familia de Payá acusaba a dos responsables de la seguridad cubana por el accidente de tráfico que resultó en la muerte de Payá y del también disidente Harold Cepero el 22 de julio de 2012 en Cuba.

Pero la Audiencia Nacional señaló que el relato de la denuncia "ni resulta en sí mismo verosímil ni viene acompañado de elementos que le doten del grado de credibilidad suficiente".

Carromero, dirigente juvenil del gobernante Partido Popular, admitió su culpabilidad al aceptar su traslado a España para cumplir los cuatro años de cárcel que le impuso el tribunal cubano.