La antorcha olímpica de los Juegos Sudamericanos partió el miércoles de Tiwanaku, capital arqueológica de Bolivia, hacia Santiago de Chile, sede de la competencia que comenzará el 7 de marzo.

Una ofrenda ritual a la Pachamama (madre tierra) y a los achachilas (dioses andinos) celebrada por un amauta (sacerdote) en el templo de piedra de Calasasaya, marcó la ceremonia que fue presenciada por el Ministro del Deporte de Chile, Gabriel Ruiz Tagle, y su par boliviano Tito Montaño, además de otras autoridades.

Un chasqui (mensajero del inca) inició el recorrido de la llama olímpica que viajará 1.972 kilómetros en 11 días.

Tiwanaku, a 72 kilómetros al noroeste de La Paz, era el centro espiritual y político de la cultura del mismo nombre anterior a los incas. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2000.

En la próxima versión de los Juegos Sudamericanos, también conocidos como Odesur, participarán 14 países y se prolongará hasta el 14 de marzo.

La ciudad boliviana de Cochabamba será sede en 2018.