Petroandina, una sociedad conformada por Petróleos de Venezuela y la estatal de Bolivia, suspendió temporalmente el inicio de la perforación de un pozo petrolero en el norte de La Paz debido a las lluvias, informó la petrolera boliviana.

La zona Liquimuni, a 230 kilómetros al norte de La Paz, quedó "inaccesible por las lluvias y por tanto se han suspendido temporalmente las actividades, las que serán reiniciadas cuando las condiciones climatológicas lo permitan", dijo en un comunicado Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

Se trata de uno de los mayores esfuerzos del gobierno de Evo Morales -respaldado en su momento por el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez- para hallar nuevas reservas de petróleo y gas en Bolivia. Por diversas causas el proyecto ha venido aplazándose desde que se conformó la sociedad en 2008, según expertos.

PDVSA tiene 40% e YPFB el 60% de Petroandina, creada dos años después de que Morales nacionalizara los hidrocarburos en Bolivia.

Petroandina inició a fines del año pasado la perforación de su primer pozo gasífero en el sur del país en una zona rica en yacimientos.

Liquimuni "es la mayor apuesta del gobierno para encontrar petróleo en La Paz", dijo el experto Raúl Velásquez de la Fundación Jubileo, un organismo independiente de estudios socioeconómicos.

Se estima que posee una reserva de 50 trillones de barriles de petróleo y un trillón de pies cúbicos de gas. La sociedad planea invertir este año 47 millones de dólares para perforar hasta 4.000 metros de profundidad.

El presidente de YPFB, Carlos Villegas, anunció para este año inversiones por 3.029 millones de dólares, el mayor monto de los últimos años, de los cuales 425 millones serán para exploración.

Las ventas de gas natural a Brasil y Argentina representaron el año pasado 54% de los 12.043 millones de dólares que exportó Bolivia.

El propio Morales dijo que la nacionalización permitió la independencia económica del país, aunque no se han podido encontrar nuevos yacimientos.

Las reservas probadas de gas certificadas en 2009 eran de 9,9 trillones de pies cúbicos.

Las multinacionales que operan en Bolivia, entre ellas la española Repsol, invertirán este año 971 millones en producción y 198 millones en exploración. Están privilegiando el negocio de corto plazo, dijo Velásquez.