La empresa austríaca Doppelmayr comenzó hoy las pruebas definitivas para el funcionamiento del teleférico que unirá las ciudades bolivianas de El Alto y La Paz, una de cuyas tres líneas comenzará a operar en abril.

El vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, asistió a las pruebas hechas hoy con 109 cabinas y que durarán una semana para la obtención de una certificación europea de seguridad, según dijo el ministro de Obras Públicas, Vladimir Sánchez.

El teleférico unirá 90 barrios de La Paz y El Alto, urbes situadas respectivamente a 3.600 y 4.000 metros de altitud sobre el nivel del mar.

La obra tiene un costo de 234,6 millones de dólares, invertidos por el Gobierno.

La línea sometida hoy a evaluaciones comenzará a funcionar en abril y las otras dos lo harán posiblemente en agosto o septiembre, cuando se espera que todo el sistema con 443 cabinas transporte a un total de 18.000 personas por hora.

Se trata, según las autoridades bolivianas, de una de las mayores obras de transporte urbano por cable del mundo porque tendrá 10.377 metros lineales en total, 11 estaciones y 74 torres, con obras que ocuparán un área de 30.100 metros cuadrados.