El presidente venezolano Nicolás Maduro promulgó el miércoles una reforma de la ley para la ejecución del Régimen de Administración de Divisas e Ilícitos Cambiarios, que define los delitos relacionados al manejo ilegal de divisas, a fin de permitir al sector privado ofertar dólares en un mercado de permuta bajo normas estatales.

En una reunión con sus ministros que fue televisada, el gobernante indicó que el decreto-ley contempla "la creación de un mercado cambiario alternativo (de) permuta" donde se podrán transar títulos de valores y "autoriza la ley a que los privados, sean personas naturales o jurídicas, que compren y vendan divisas entre sí a través de operadores cambiarios designados de acuerdo a la ley bajo supervisión del Banco Central y el Ministerio de Finanza".

Maduro acotó que el Banco Central de Venezuela y la corporación estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) también quedan facultados para participar como oferentes "en este mercado alternativo".

El nuevo texto legal, que entrará en vigencia tras su publicación en Gaceta Oficial, además "establece el marco legal para el funcionamiento del sistema cambiario y de los organismos competentes".

La nueva ley fue aprobada por Maduro apoyado en poderes especiales para legislar por un año. Todos decretos-ley aprobados hasta ahora refuerzan controles sobre la agobiada economía venezolana, sometida desde hace una década a severas restricciones como el control de precios y de divisas.

Las dos primeras leyes se refirieron al control de costos, ganancias y precios en la venta de todos los productos, y la otra es para garantizar el control estatal de las importaciones. La mayoría oficialista de la Asamblea Nacional aprobó en noviembre una ley habilitante que le permite a Maduro dictar leyes en diferentes ámbitos durante un año.