El mandatario chileno, Sebastián Piñera, aprovechó su viaje del miércoles a la cumbre de la Celac, en La Habana, para hablar con sus socios de la Alianza del Pacífico, con el grupo disidente cubano Damas de Blanco y representantes de la Iglesia, confirmaron hoy fuentes cercanas a la Presidencia.

Además de asistir al plenario de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), celebrada el martes y miércoles, el mandatario chileno dedicó su estancia en Cuba a entrevistarse con los otros líderes de la Alianza del Pacífico, bloque integrado por Chile, Perú, Colombia y México.

Pero además de los contactos con jefes de Estado, Piñera aprovechó su estancia de menos de un día para charlar con Berta Soler, la disidente cubana que lidera a las Damas de Blanco, un movimiento ciudadano que está integrado por familiares de presos políticos cubanos.

De este encuentro ya había informado ayer a Efe Soler, quien explicó que el presidente chileno se mostró interesado por conocer detalles de las actividades de las Damas de Blanco, colectivo que surgió tras la llamada "Primavera Negra" en 2003, cuando fueron detenidos y condenados 75 disidentes en la isla.

Piñera, además se reunió en la capital cubana con el arzobispo de La Habana, el cardenal Jaime Ortega, quien medió en 2010 ante el Gobierno de Raúl Castro para la excarcelación de presos políticos.

La entrevista, que tuvo lugar en la sede de la Archidiócesis, fue la primera del mandatario a su llegada a Cuba para participar en la cumbre presidencial de la Celac, con cuyo anfitrión, Raúl Castro, también mantuvo un encuentro.

La reunión que más expectativa suscitó fue la que sostuvo con su homólogo peruano, Olanta Humala, que tenía como objetivo trazar la hoja de ruta para la implementación del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya que puso fin al litigio en la frontera marítima entre ambos países.

Piñera y Humala estuvieron acompañados de sus respectivos ministros de Relaciones Exteriores, Alfredo Moreno y Eda Rivas, y también participaron la presidenta electa de Chile, Michelle Bachelet -quien tomará posesión de su cargo el próximo 11 de marzo- y el futuro canciller, Heraldo Muñoz.

Piñera, Bachelet y Humala hablaron sobre la aplicación "gradual y bilateral" de esta sentencia, que mantiene la línea del paralelo como demarcación marítima hasta las 80 millas y a partir de ese punto asigna una zona económica exclusiva a Perú hasta las 200 millas.

Aunque la estancia del mandatario chileno en suelo cubano fue muy breve -menos de 17 horas- Piñera también se entrevistó con los presidentes de México, Enrique Peña Nieto, y Colombia, Juan Manuel Santos.

Los mandatarios de Chile y Perú destacaron la amistad y la estrecha relación que existe actualmente entre ambos países y abordaron la integración y lo que representa para América Latina la Alianza del Pacífico, el bloque comercial que lidera las exportaciones en la región y del que también forma parte Perú y Colombia.

Junto con subrayar la importancia que jugará el océano Pacífico en el comercio del siglo XXI, Peña Nieto aprovechó la reunión para destacar el liderazgo de Piñera y felicitarle por los resultados obtenidos en su país durante su Presidencia, según destacaron fuentes oficiales chilenas.

Asimismo, Piñera se entrevistó con su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, cuyo mandato concluye el próximo 7 de agosto, si bien ha anunciado su intención de presentarse a la reelección, con el fin de gobernar hasta 2018. EFE