Organismos de derechos humanos de Ecuador y del exterior felicitaron el jueves la detención en Washington de un ex comandante de policía en torno a procesos judiciales por delitos de lesa humanidad.

El general retirado Edgar Vaca fue apresado el martes en Estados Unidos y desde entonces está en trámite de deportación, atendiendo una orden de captura dispuesta por la Corte Nacional de Justicia de Ecuador en el 2013 y tramitada a través de la Interpol.

Este ex oficial está involucrado en investigaciones judiciales en torno a casos de delitos de lesa humanidad como tortura y desaparición forzada de integrantes del grupo subversivo de izquierda Alfaro Vive Carajo, presuntamente cometidos por el oficial a mediados de la década de 1980, durante el gobierno del fallecido presidente León Febres Cordero.

Vaca terminó su carrera en la policía luego de desempeñarse como comandante de esa institución entre enero a junio del 2003.

La organización Human Rights Watch (HRW), en un comunicado destacó que "la detención de un ex comandante de policía buscado en Ecuador por delitos de lesa humanidad es un paso positivo".

Añadió que "conforme al derecho internacional, Ecuador tiene la obligación jurídica de investigar de manera exhaustiva, oportuna e imparcial todas las denuncias de graves violaciones de derechos humanos".

La ecuatoriana Comisión Ecuménica de Derechos Humanos, destacó en un boletín que "después de casi  treinta años de la perpetración de crímenes contra la vida, la integridad personal y otras graves violaciones a los derechos humanos,  el ex general de la Policía, Edgar Vaca, fue detenido para ser procesado".

Agregó que el apresamiento es "un haz de esperanza en la búsqueda de justicia por los atropellos cometidos durante el gobierno de León Febres Cordero".