El descubrimiento del cadáver de un varón hispano decapitado hace casi tres semanas en un camino sin pavimentar de un sitio alejado en Wyoming tiene perplejos a los investigadores, y algunos residentes especulan que la violencia de las drogas ha llegado a un condado rural justo al este del parque nacional de Yellowstone.

Las autoridades insisten en que aún buscan un móvil del lúgubre delito, así como la identidad de la víctima. Unos cazadores de patos hallaron el cuerpo el 9 de enero cerca del poblado de Powell.

Un patólogo determinó que el hombre — no mayor a 35 años, de aproximadamente un metro y 72 centímetros de estatura (5 pies y 8 pulgadas), y de entre 80 a 90 kilos (180 a 200 libras) de peso — murió baleado antes de ser decapitado. También le cortaron un brazo.

Se cree que el individuo fue asesinado unos dos días antes de que lo encontraran.

"Se tiene un cadáver al que le faltan un brazo y la cabeza, y ningún reporte de personas desaparecidas", dijo el miércoles Lance Mathess, portavoz de la oficina policial del condado Park. "Hasta este momento nadie se ha presentado con pistas sólidas para identificarlo, así que ello realmente hace que esta investigación sea difícil".

La víctima — rechoncho, en buena forma física e hispano de raza blanca o ligeramente pigmentada — portaba una hebilla de cinturón bordada cuidadosamente con la imagen de la cabeza de un caballo. Las autoridades dicen que el estilo de ese tipo de hebillas es similar al de las artesanías de algunos poblados de México y Guatemala.

Por esa razón, Mathess dijo que su agencia cree que el hombre podría haber sido de México o de otra parte al sur de la frontera y podría haberse desempeñado como trabajador agrícola o de alguna hacienda. El condado Park ha solicitado apoyo del FBI, la Patrulla Fronteriza e incluso la Interpol.

"Estamos bien al tanto del patrón de homicidios cometidos por los cárteles de la droga" en México, dijo Mathess, refiriéndose a las decapitaciones de las víctimas de la violencia del narcotráfico en ese país. "Pero en estos momentos realmente no tenemos nada para continuar" la pesquisa.

Pat Childers, ex legislador de Wyoming, vive en Cody, a poco más de 32 kilómetros (20 millas) de Powell.

"Mi opinión personal es que probablemente está relacionado con algo del narcotráfico. Pero no lo sé", afirmó.