Adrià Calatayud

Washington, 27 ene (EFEUSA).- Los activistas que se declararon en huelga de hambre a finales del año pasado, dentro de la campaña Ayuno por las Familias, anunciaron hoy que continuarán su reivindicación de una reforma migratoria que conduzca a la ciudadanía con una gira por cien distritos electorales.

Según explicaron en una rueda de prensa en Washington, la campaña, que arranca hoy y se prolongará hasta el próximo 9 de abril, recorrerá el país de costa a costa para tratar de convencer a los electores de la necesidad de una nueva ley sobre inmigración.

La gira llega en un momento en que el Partido Republicano, con el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, a la cabeza, está trabajando en una lista de principios para aprobar una reforma migratoria en 2014, que incluyen una legalización de los indocumentados, aunque excluye la obtención de la ciudadanía.

"Sin la ciudadanía no puede haber una reforma migratoria integral, no va a solucionar el problema", señaló Eliseo Medina, miembro del Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicios (SEIU, en inglés), en la comparecencia de hoy.

El sindicalista recordó que en un principio los republicanos se oponían a la reforma migratoria y que, con el tiempo, han suavizado sus posturas.

"Esto es parte de una conversación y espero que, según progrese, lleguemos a un punto en el que se entienda la importancia ciudadanía", aseguró Medina.

"Por eso vamos a empezar esta campaña, queremos ayudar al señor Boehner a convencer a sus correligionarios de la importancia de una reforma migratoria con ciudadanía", añadió.

Denominada "Ayuno por las Familias a través de América", la gira se dividirá en dos fases, en cada una de las cuales visitarán 50 distritos.

Durante su primera etapa, que se alargará hasta el próximo 21 de febrero, los activistas ofrecerán discursos, visitarán las oficinas de los congresistas y mantendrán encuentros comunitarios y con diferentes colectivos sociales, religiosas, sindicales y empresariales.

En la segunda fase, dos autobuses partirán de Los Ángeles el 24 de febrero y, tras cruzar el país por el norte y el sur, respectivamente, y reunirse también con comunidades, organizaciones y políticos, está previsto que se vuelvan a encontrar en Washington el 9 de abril.

Esta iniciativa es la continuación de la huelga de hambre por la reforma migratoria que cuatro activistas emprendieron durante 21 jornadas entre noviembre y diciembre, aunque, tras su abandono, otros les tomaron el relevo en el ayuno hasta el 12 de diciembre, cuando se cumplía un mes de su comienzo.

Aquella protesta estuvo instalada en un campamento en el National Mall de Washington que visitaron, entre otros, el presidente, Barack Obama, y el vicepresidente, Joe Biden.

"Ya ganamos otra vez unas diez o quince libras después de diciembre, estamos listos para otra" huelga de hambre, señaló Medina, uno de los que participó entonces en la protesta.

Junto a él, también ayunaron a finales del año pasado Dae Joong Yoon, director del Consorcio Nacional Coreanoamericano de Servicios y Educación; Cristian Ávila, de Mi Familia Vota, y Lisa Sharon Harper, del colectivo Sojourners.

"Los que fuimos los ayunantes principales entonces vamos a estar viajando en los autobuses, vamos a hacer los viajes a los distritos electorales y vamos a participar en el ayuno", explicó el sindicalista, aunque no precisó cuánto tiempo mantendrán la huelga de hambre en esta ocasión.

A lo largo de su anterior protesta, los activistas fueron secundados con ayunos temporales, generalmente de un día, por miles de personas en todo el país, una experiencia que, según Medina, ahora esperan que repitan "miles y miles de personas". EFEUSA