El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, pidió a los funcionarios de su Gobierno acatar la resolución del Supremo del país que les prohíbe participar en la campaña para las próximas elecciones, informó hoy la Presidencia.

Funes "instruyó a sus funcionarios para dar cumplimiento a lo dictado por la Sala de lo Constitucional" de la Corte Suprema de Justicia, que el viernes emitió su resolución, señaló un comunicado de la Casa Presidencial.

Ayer mismo el mandatario pidió en un memorando a ministros y otros funcionarios "abstenerse de realizar actividades político partidarias que tiendan a favorecer o perjudicar a cualquiera de los candidatos o partidos en la contienda electoral de 2014", de acuerdo a la información oficial

La Sala de lo Constitucional ordenó el viernes a los funcionarios públicos "abstenerse" de participar en la campaña electoral de los próximos comicios del 2 de febrero, luego de haber aceptado una demanda contra un decreto de Funes que se los permitía.

De acuerdo a los magistrados, el decreto vulnera el artículo 218 de la Constitución, según el cual "los funcionarios y empleados públicos están al servicio del Estado y no de una fracción política determinada. No podrán prevalerse de sus cargos para hacer política partidista", según un comunicado de la Sala.

Por tal razón, la Sala decretó como medida cautelar la "suspensión provisional de los efectos del artículo 1 inciso 2° del decreto Ejecutivo impugnado".

Esa decisión implica que los funcionarios públicos deben "abstenerse de realizar cualquier tipo de actividad política (campaña electoral) que tienda a favorecer a cualquiera de los candidatos que participarán en las elecciones presidenciales que se avecinan", agregó la Sala.

El decreto suspendido por la Sala fue emitido en octubre del año pasado por el presidente Funes, quien reformó así otro que él mismo firmó en 2011 y que prohibía a los funcionarios participar en política.

La reforma del decreto se dio en el marco del inicio de la campaña electoral para los próximos comicios presidenciales. ACAN-EFE