El Gobierno de Nicaragua rechazó hoy los calificativos que el canciller de Costa Rica, Enrique Castillo, utilizó para referirse a la Interpol este jueves, por retirar la orden de captura contra el exguerrillero nicaragüense Edén Pastora.

"El gobierno (de Nicaragua) rechaza las recientes declaraciones del ministro de Relaciones Exteriores de Costa Rica, Enrique Castillo, mediante las cuales afirmó que la Interpol actuó 'de manera intempestiva e inconsulta', 'absolutamente precipitada' y 'poco profesional', respecto a la notificación roja del funcionario Edén Pastora", dice una carta firmada por el canciller nicaragüense, Samuel Santos.

La carta de protesta fue emitida un día después de que Castillo confirmara su inconformidad con la decisión de la Interpol, ante periodistas costarricenses.

La decisión de la Interpol consistió en suspender la solicitud de captura contra Pastora emitida por Costa Rica, en octubre pasado.

"El gobierno de Nicaragua tiene a bien aclarar que en su momento, la Interpol comunicó oficialmente al gobierno de Costa Rica que había 'realizado una cuidadosa y exhaustiva revisión de la notificación roja' y que concluyó que 'en la aplicación del Artículo 3 del Estatuto de Interpol, la información (de Pastora) no podría mantenerse en la base de datos de la organización'", informa Santos.

Pastora está acusado en Costa Rica por el supuesto delito de infracción forestal y usurpación de bienes de dominio público, en perjuicio del Estado, por un dragado al río San Juan, de soberanía nicaragüense, que sirve de frontera natural entre los dos países.

Sin embargo, el territorio en el sector caribeño donde actuó el exguerrillero está en litigio entre Nicaragua y Costa Rica, razón por la que la organización policial respondió que "no sería posible utilizar los canales de la Interpol para cooperar o tramitar pedidos relativos a este caso", según la nota del canciller nicaragüense.

"El artículo 3 del Estatuto de la Interpol prohíbe a la organización toda actividad o intervención en cuestiones de carácter político, como es el caso elevado por el gobierno de Costa Rica a dicha organización, y que en su momento", detalló la carta.

El gobierno de Nicaragua lamentó que las declaraciones oficiales de Costa Rica "atentan contra la neutralidad y el profesionalismo de la organización".

Sobre las declaraciones del canciller Castillo, la misma señaló que "afectan las relaciones entre nuestros países hermanos e infringen lo dispuesto por la Corte Internacional de Justicia en relación al deber de las partes, de abstenerse de toda acción que pueda empeorar la disputa".

Este mismo viernes Pastora dijo a Acan-Efe que Costa Rica ha hecho del tema "una cosa personal" en su contra. ACAN-EFE