Dos expertos de la Universidad Suny de Búfalo (EE.UU.), están en El Salvador apoyando las investigaciones de campo que realizan las autoridades locales en relación a la reciente erupción del volcán Chaparrastique, informó hoy una fuente oficial.

El Chaparrastique, uno de los ocho volcanes activos en El Salvador, se localiza a 11 kilómetros de la ciudad de San Miguel, departamento del mismo nombre, y tiene una altura de 2.129 metros.

El pasado 29 de diciembre este volcán expulsó una enorme columna de ceniza que se expandió a varias zonas de ese país, sin que se hayan registrado víctimas mortales ni daños materiales severos.

Los vulcanólogos de la universidad estadounidense de Búfalo son Bettina Martínez Hackert y su colega Jorge Bajo, indicó el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) en un comunicado.

Los datos que recogerán ayudarán a identificar el volumen de ceniza que ha quedado acumulada en la parte alta del volcán, que hizo erupción.

También ayudarán en la construcción de un modelo de flujos volcánicos que permita identificar las zonas en riesgo en caso de que las lluvias o sismos puedan provocar deslizamientos.

Las amplitudes sísmicas del volcán muestran "una clara tendencia al alza", aunque todavía el incremento es considerado "de leve a moderado", precisó un reporte del MARN emitido hoy.

El despacho de Ambiente reiteró que no se descarta la posibilidad de otra erupción en los próximos días, a través del cráter central o sus flancos.

Las autoridades evacuaron a unas 2.300 personas de las faldas y las cercanías del volcán en los momentos de mayor riesgo, pero el pasado 6 de enero autorizaron el regreso a sus hogares de los últimos 200 que quedaban en albergues.

La Dirección de Protección Civil mantiene la alerta naranja o de alto riesgo en el departamento de San Miguel ante el peligro de que haya una nueva erupción del Chaparrastique.