La audiencia judicial en la que se estudiará la posible asignación de trabajos sociales al exprimer ministro italiano Silvio Berlusconi para cumplir su condena a un año de prisión por fraude fiscal por el caso Mediaset será el próximo 10 de abril.

Una audiencia que fue programada después de la petición de la defensa del magnate ante el Tribunal de Vigilancia Penitenciaria de Milán (norte) el pasado 11 de octubre.

Una vez celebrada la audiencia, los magistrados dispondrán de un plazo de cinco días para emitir su decisión sobre si aceptan o no la petición.

La alternativa a los trabajos sociales supondría el arresto domiciliario del político, que no podría entrar en prisión por motivos de edad al tener 78 años.

La sentencia en firme por fraude fiscal por el caso Mediaset fue dictada el pasado 1 de agosto por el Tribunal Supremo que condenó al exprimer ministro a cuatro años de prisión, que quedaron reducidos a un año de acuerdo con una ley de indultos de 2006.