Juan Pablo Montoya lamentó durante 13 años su ausencia de las 500 millas de Indianápolis.

El piloto colombiano de 38 años se siente rejuvenecido al saber que finalmente tendrá la oportunidad de conquistar ese preciado segundo trofeo de la famosa carrera.

Tras perder su volante con el equipo Chip Ganassi en la NASCAR, uno de los pilotos más polifacéticos del mundo le hizo caso al corazón y regresó a los monoplazas.

Se trata de un nuevo comienzo para Montoya, que fichó con el mayor rival de Ganassi, Roger Penske, y ha utilizado buena parte de sus vacaciones para volver a acostumbrarse a los bólidos, mayores velocidades y los tres tipos de circuitos que utiliza la serie IndyCar.

Por ahora, Montoya dijo que se toma las cosas con calma.

Pero cuando empiece la temporada el 30 de marzo en St. Petersburg, Florida, los veteranos creen que a Montoya no le tomará mucho tiempo sentirse como si nunca hubiese abandonado la serie con la que ganó las 500 millas de Indianápolis en 2000.

"Me siento como un novato. Es gracioso, la gente no se da cuenta", dijo Montoya esta semana después que los pilotos de Indy se sometieron a los exámenes médicos de pretemporada en Indianápolis. "Sé que muchos pilotos se quejaron por todas las pruebas que hice con IndyCar, pero es muy distinto. Es muy difícil saber cuán al día estoy, porque he estado manejando solo".

La llegada de Montoya generó publicidad y emoción en una serie que necesita de un impulso, y que durante la mayor parte de la última década ha perdido a sus mejores pilotos ante NASCAR.

Tony Stewart, Danica Patrick, Sam Hornish Jr. y Robby Gordon se fueron de la serie de monoplazas a NASCAR, donde ganan más dinero. Montoya se unió al club en 2006, cuando era una estrella de la F1 y fichó con el equipo Chip Ganassi de NASCAR.

Montoya ganó dos carreras y en 2009 se clasificó a la serie Chase, una especie de postemporada de la NASCAR.

Ganassi no le renovó el contrato al colombiano para esta temporada, y Montoya se fue con Penske.

"Con su conocimiento y experiencia, el equipo Penske tendrá otra arma", apuntó su nuevo compañero brasileño Helio Castroneves, ganador en tres ocasiones de las 500 millas. "Ha ganado carreras en todas las series en las que ha participado, así que nos ayudará a desarrollarnos y ser incluso más competitivos".

Montoya reconoce que necesitará tiempo, aunque los expertos opinan que la transición será bastante rápida.

"Juan Pablo Montoya tiene algo muy particular, y me siento bastante cómodo en decirlo, y es que probablemente es el piloto más polifacético que el circuito de Indianápolis haya visto", consideró el presidente del circuito, Doug Boles. "Ha manejado en la F1, ha manejado en IndyCar, ha manejado en la Copa (NASCAR), ha manejado vehículos deportivos y ha manejado en la parte trasera de una MotoGP de dos plazas. Ha manejado rápido en todas las formas de deportes de motor que existen".

Pero, en todas esas competencias, sólo ganó una vez el título de las 500 millas, ya que después de conquistarlas en 2000 se fue a la Fórmula Uno.

El oriundo de Bogotá tendrá la oportunidad de volver a coronarse en mayo.

"Nunca pensé que estaría de vuelta, tratando de ganarlas otra vez. Estoy emocionado y es una gran oportunidad (para ganar) con el equipo Penske".