Los movimientos en los equipos de la NBA se siguen dando y esta vez tuvieron como protagonistas al escolta-alero Jordan Crawford y el escolta MarShon Brooks, de los Celtics de Boston, que fueron enviados a los Warriors de Golden State.

A cambio el equipo californiano les dio a los Celtics al ala-pívot canadiense Joel Anthony y dos derechos de selección en el sorteo universitario, vía los Heat de Miami, que reciben de los Warriors al base Tony Douglas.

Crawford se convirtió en negociable con el potencial regreso del base Rajon Rondo, que se daría al cierre de esta semana, inclusive puede jugar el viernes contra Los Ángeles Lakers.

El nuevo jugador de los Warriors en los 39 partidos que disputó esta temporada con los Celtics logró promedios de 13,7 puntos y 5,7 asistencias.

Los Celtics anunciaron el miércoles que asignaron a Rondo a los Maine Red Claws de la D-League para ser parte de un partido de preparación.

"Rajon (Rondo) progresa increíblemente en su rehabilitación y este es su próximo paso", declaró Danny Ainge, presidente de operaciones de baloncesto de los Celtics, en un comunicado. "Es una asignación breve para que Rajon".

De hecho, Rondo jugó la pasada noche con los Red Claws y de inmediato fue llamado de nuevo por los Celtics al primer equipo.

Los Celtics reforzaran su juego interior con Anthony, 31 años, que tenía pocos minutos de juego con los Heat al estar por delante de él jugadores como Rashard Lewis y Chris Andersen.

Peor cubierto tienen los Heat el puesto de base y de ahí que hayan conseguido a Douglas, de 27 años, que puede darles mejor producción ofensiva, tanto si es utilizado de titular o de reserva.

Los Heat no han podido consolidar el puesto de base con Mario Chalmers y Norris Cole, y aunque tanto el alero LeBron James como el escolta Dwyane pueden pasar el balón mejor que nadie, el equipo necesita al jugador que dirija su ataque.

En lo que va de temporada, Douglas con los Warriors tiene promedios de 3,7 puntos y 1,1 rebotes.