Al menos 50 diputados electos de la oposición hondureña se comprometieron hoy a luchar por reformar o derogar un paquete de medidas fiscales aprobado en diciembre pasado por la mayoría oficialista del Parlamento, en la nueva legislatura que iniciará la próxima semana.

El documento, denominado "gran Acuerdo por la Gobernabilidad de Honduras", fue firmado por 36 de los 37 diputados que obtuvo el Partido Libertad y Refundación (Libre), 13 del Anticorrupción (PAC), y Doris Gutiérrez, del Innovación y Unidad-Social Demócrata (PINU-SD).

Solo el diputado de Libre Eduardo Coto no suscribió el acuerdo, impulsado por el excandidato a la Presidencia del PAC, Salvador Nasralla, porqué, dijo, tuvo que viajar a Santa Rosa de Copán (oeste) a visitar a su madre.

El documento tampoco fue rubricado por los otros 29 diputados que alcanzó la oposición, 27 del Partido Liberal, y uno cada uno de la Democracia Cristiana y Unificación Democrática, mientras tanto el gobernante Partido Nacional logró 48 escaños.

Pero, para lograr modificar o derogar la reforma se necesitan al menos 65 votos.

El acuerdo "es patriótico, no una conspiración contra el nuevo gobierno", que presidirá Juan Orlando Hernández, del gobernante Partido Nacional, dijo escuetamente el expresidente y diputado, Manuel Zelaya, quien llegó acompañado de su esposa y excandidata a la Presidencia del izquierdista Libre, Xiomara Castro, al evento.

El texto dice que los diputados se comprometen a "revisar, reformar o derogar de inmediato la Ley de Ordenamiento de las Finanzas Públicas, Control de las Exoneraciones y Medidas Antievasión".

La reforma, en vigor desde el pasado día 2, aumentó del 12 % al 15 % la tasa del Impuesto sobre Ventas, incluye nuevos gravámenes o eleva algunos ya vigentes para productos y servicios, además de suprimir o limitar exoneraciones.

La reforma fue aprobada por solicitud del mandatario saliente, Porfirio Lobo, y del actual presidente del Parlamento y gobernante electo, Juan Orlando Hernández, quien asumirá el poder el próximo día 27.

El pacto opositor también compromete a los parlamentarios a "buscar de forma consensuada e involucrando a todos los sectores de la sociedad, soluciones racionales que permitan la recuperación e impulso de nuestra economía, y elimine el salvaje sacrificio a que se pretende someter a toda nuestra sociedad".

La mujer de Zelaya, por su parte, indicó escuetamente que el izquierdista Libre "suscribirá los acuerdos que sean necesarios para el beneficio del pueblo y de Honduras".

El acuerdo también establece que los diputados reformarán o derogarán "aquellas leyes y concesiones vigentes que lesionen la soberanía nacional, el patrimonio histórico y natural de los hondureños, y aquellas que priven a nuestras comunidades de acceso a recursos vitales para su existencia".

Los diputados de la oposición también se comprometen a impulsar la Ley Orgánica del Congreso Nacional, una Anticorrupción, y una para regular los salarios de los funcionarios públicos, apunta el texto.

Los funcionarios electos de Libre no asistieron hoy al acto de entrega de credenciales por parte del Tribunal Supremo Electoral molestos por las acusaciones del presidente electo, Juan Orlando Hernández, que la semana pasada denunció que líderes del partido de Zelaya supuestamente apoyan a pandilleros y el crimen organizado.

Los 41 diputados y 31 alcaldes electos por Libre, incluido Zelaya, escogido congresista por su natal departamento de Olancho, no asistieron al acto oficial y reclamarán sus documentos por ventanilla en una fecha no precisada, dijo a medios locales Enrique Reina, uno de sus miembros.

"No es momento oportuno para que asistamos a un acto así (...) máxime con las últimas declaraciones que dio el presidente electo por el Tribunal, Juan Orlando Hernández", declaró Reina al ser preguntado por la ausencia de Libre. ACAN-EFE