El desenlace del enfrentamiento legal que mantendrán el tercera base Alex Rodríguez y las Grandes Ligas tras confirmarse 162 partidos de suspensión por el presunto dopaje se desconoce, pero los que necesitan hacer algo son los Yanquis de Nueva York para cubrir su baja.

Lo que ahora los Yanquis ya saben con certeza desde el pasado sábado, es que Rodríguez, de 38 años, no podrá jugar con ellos durante toda la temporada del 2014 y la fase final.

Tras el fallo dado a conocer por el árbitro Fredric Horowitz, que sólo redujo 49 partidos de los 211 que las Grandes Ligas le impusieron originalmente a Rodríguez en pasado agosto, los Yanquis sintieron alivio porque ahora podrán dedicar 22 de 25 millones que tendrían que pagarle al pelotero suspendido en reforzar el equipo.

Rodríguez, que regresó de una cirugía en la cadera izquierda para batear .244 con siete cuadrangulares y 19 carreras remolcadas en 44 partidos la temporada pasada, está bajo contrato con los Yanquis hasta el 2017.

El veterano toletero, seleccionado al Juego de Estrellas 14 veces, cumplirá 39 años de edad en julio y ha disputado 100 partidos o más en la Gran Carpa en sólo una de la últimas tres temporadas, lo que significa que desde el punto de vista deportivo no se vislumbra que pueda volver con los Yanquis en el 2015.

Ante la ausencia de Rodríguez, la tercera base ahora representa una interrogante más en el cuadro interior de los Yanquis, que aunque no han hecho ningún comentario oficial también saben que han sido los grandes favorecidos con la decisión de Horowitz.

De momento, tendrán que pensar en como van a ocupar el puesto dejado vacante por Rodríguez, además de comprobar si el primera base Mark Teixeira y el campocorto Derek Jeter, que se perdieron prácticamente toda la temporada el 2013 debido a lesiones llegan completamente recuperados.

Mientras que también tendrán que decidir con el puesto de la segunda base, que quedó vacante tras la marcha del estelar dominicano Robinson Canó, que como agente libre firmó con los Marineros de Seattle por 10 años y 240 millones de dólares.

Los Yanquis con su gerente general a la cabeza, Brian Cashman, no han estado parados durante el descanso invernal y el pasado diciembre ficharon al segunda base veterano Kelly Johnson.

También se informó que el estelar Brian Roberts llegó a un acuerdo con los Bombarderos del Bronx, pero no hay nada oficial.

Johnson ha disputado 16 juegos en la tercera base a nivel de Grandes Ligas, mientras que el "comodín" dominicano Eduardo Núñez ha visto acción en la antesala en 78 partidos.

Desde el primer momento de su fichaje con los Yanquis, Johnson supo que era muy probable que tuviera que defender varias posiciones del cuadro interior.

"Mi mentalidad es llegar preparado, trabajar duro y cumplir con mi deber", declaró Johnson antes que se conociese el veredicto de Horowitz. "Comenzaré en la tercera base, luego iré a la segunda y a todas partes. Tengo que tener presente que voy a jugar en diferentes posiciones. Ese es mi modo de pensar. Definitivamente no voy a dar nada por hecho".

Los Yanquis tienen buenos jugadores reservas como Brendan Ryan y el veterano de liga menor Dean Anna, a quien adquirieron desde los Padres más temprano en la temporada baja, que están capacitados pora jugar en la tercera base.

Ryan, considerado uno de los mejores torpederos en el béisbol en cuanto a la defensa se refiere, ha disputado apenas 29 juegos en la tercera base, todos antes del 2007.

Por su parte, Anna ha visto acción como tercera base en 53 partidos y todos de ligas menores.

Los Yanquis también estarían cerca de un acuerdo con el jugador de cuadro Scott Sizemore, según un informe del diario New York Post.

Sizemore, de 29 años de edad, se perdió toda la temporada del 2012 debido a un desgarre en la rodilla izquierda y estuvo limitado a apenas dos juegos en el 2013 tras sufrir la misma lesión.

Después de haber jugado 160 partidos en compromisos de Grandes Ligas tiene .238 de promedio de bateo.

Los antesalistas veteranos Michael Young, el dominicano Wilson Betemit y Mark Reynolds también están disponibles en el mercado de agentes libres, lo que significa que los Yanquis tendrán tiempo más que suficiente para elegir al sustituyo de Rodríguez.EFE