Daniel Brühl está cosechando los frutos de un trabajo que implicó aprender a hablar inglés con acento austriaco, someterse a horas de maquillaje y llevar una dentadura postiza, moverse como el piloto de Fórmula Uno Niki Lauda y entender sus vicisitudes, desfigurado tras sufrir un accidente gravísimo durante una carrera.

El actor español parece encaminarse a una postulación al Oscar por su papel en la cinta de Ron Howard "Rush", que sigue la despiadada y famosa rivalidad en los 70 entre el talentoso y mujeriego piloto inglés James Hunt (interpretado por Chris Hemsworth) y el disciplinado Lauda. Este domingo competirá por un Globo de Oro al mejor actor de reparto y recientemente fue nominado a un BAFTA del cine británico.

"Fue una preparación bastante intensa porque no tengo mucho en común con el personaje", dijo Brühl a la AP en una entrevista telefónica reciente. "Tuve que aprender a conducir carreras un mes en Austria, leí biografías, estudié sus gestos en documentales y entrevistas", relató.

Pero lo que más le ayudó fue conocer al mismo Lauda y poder hacerle todas las preguntas que tenía: "Él ha sufrido algo que para mí es como muy lejano e incomprensible. Hablamos de la muerte, de superar el miedo... Estoy muy contento de que él haya estado dispuesto a darme todo ese apoyo".

Hijo del director alemán nacido en Brasil Hanno Brühl y de madre española, Daniel Brühl nació en Barcelona y creció en Alemania en un "entorno multicultural" que también incluye parientes de Francia. Habla español, alemán, francés, inglés y catalán, lo que le ha permitido trabajar en distintos idiomas y países y hacer "cine muy interesante".

En 1995 debutó en una serie televisiva alemana llamada "Forbidden Love" y poco después dio el salto a la gran pantalla, con créditos que incluyen la alemana "The Edukators", la inglesa "Ladies in Lavender", la francesa "Joyeux Noël" y la española "Salvador", así como las coproducciones Estados Unidos-Alemania "The Bourne Ultimatum" de Paul Greengrass e "Inglorious Basterds" de Quentin Tarantino.

Esta última habría sido su pase para "Rush".

"(El papel) me lo mandaron mis agentes y me dijeron que (el guionista) Peter Morgan y los productores me tenían en mente pero que Ron no me conocía muy bien", relató el actor de 35 años. "Le había gustado el papel que hice en la película de Tarantino, pero tuve que hacer un casting, sufrir dos semanas de espera hasta que me llamaron a otro..." hasta que finalmente se lo dieron.

Y trabajar con Howard fue una experiencia por lo demás positiva.

"Desde el principio me dio tanta confianza y apoyo. Aunque esté tantísimas décadas en esto no ha perdido el entusiasmo y la energía, tiene algo muy juvenil y es un gran placer trabajar con él. Ha sido actor él mismo así que sabe cómo comunicarse con nosotros y trata a todo el mundo con gran cariño. Es un gran caballero", dijo del veterano cineasta estadounidense.

Parte de lo que le atrajo del guion es el cambio que atraviesan los personajes en su interior y en sus vidas privadas.

"Todo el viaje ese que hicimos con esta película, todo el cambio de ser el tío frío, honesto, duro ... a ser más transparente, más frágil y demostrar su sufrimiento después del accidente", dijo. "Y fue también muy importante mostrar las relaciones con las mujeres, eso me fascinó del guion: primero James Hunt se casa y está muy feliz con su mujer y Niki es un tipo que está muy solo. Luego (Niki) encuentra su pareja y el otro se divorcia".

Después de "Rush", dijo complacido, nota un cambio en su carrera, "se abren puertas".

Ahora espera "tener el lujo y privilegio de escoger los proyectos que quiera hacer" en el futuro.

___

Sigal Ratner-Arias está en Twitter como https://twitter.com/sigalratner