Racing y Almería empataron, con goles de David Concha y Corona, en partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey que estuvo marcado por los graves incidentes que se produjeron cuando un grupo de aficionados invadió el palco e intentó agredir al presidente del club cántabro, Ángel Lavín.

En la primera jugada del partido, los jugadores del Rácing, que no cobran desde hace tres meses, manifestaron su protesta quedándose inmóviles, hasta que el Almería echó el balón fuera.

El partido fue igualado, entre un Almería ordenado y sobrio en defensa y un Racing que fue de menos a más, para acabar disponiendo de un par de ocasiones que desperdició tras igualar la contienda.

Francisco Rodríguez se presentó en el Sardinero con un equipo plagado de suplentes en el que destacaba la presencia de dos jugadores del filial en el flanco derecho, Antonio Marín e Hicham; el debú de los fichajes de invierno Hans Martínez y Mané; así como del también nuevo delantero del Almería, Zongo.

Paco Fernández también hizo rotaciones, entre las que sobresalía la ausencia de Koné, el goleador de Costa de Marfíl, que tras el paró navideño apenas ha entrenado por un retraso en su vuelta a Santander.

El partido comenzó con una jugada pactada entre ambos equipos, en la que sacó el Almería del centro del campo, hacia terreno del conjunto cántabro, cuyos jugadores hicieron la "estatua" dejando salir el balón por banda, en un acto de protesta ante los impagos de que están siendo objeto por parte del club.

La primera jugada de peligro fue para el Almería en un disparo desde fuera del área que paró Sotres. Sin embargo, poco después, el cuadro andaluz se adelantó cuando Corona amagó con la derecha para conectar un buen zurdazo raso, que batió al meta ajustado al palo izquierdo.

El Racing tuvo su mejor ocasión para empatar en un remate de cabeza de Mariano que se fue ligeramente desviado. El Almería controló el juego hasta el descanso, pero sin crear peligro frente a un Racing que buscó, sin acierto, entrar por las bandas.

En el inicio de la segunda parte se calentaron los ánimos en la grada cuando la Policía Nacional acudió a las inmediaciones a identificar a un aficionado que increpaba al palco, lo que suscitó otra protesta de la afición al grito de "¡Fuera chorizos del Sardinero!", dirigidos al palco.

Y, poco después, los aficionados más radicales del Racing invadieron la tribuna y una veintena de ellos, superando la improvisada barrera de la seguridad privada, logró acceder al palco donde intentaron agredir a Ángel Lavin, al que arrojaron algunos objetos hasta que intervino la Policía Nacional.

Mientras se producían estos graves incidentes el juego continuó y se produjo la entrada de Koné y del joven David Concha, quien en su primera acción se internó en el área, superando con un toque suave a Ustari, para establecer la igualada.

Luego Koné, en una jugada similar, pudo adelantar el Racing, pero su disparo se estrelló en la base del poste.

A partir de ahí el Racing se volcó en busca de la victoria, pero el Almería se defendió con orden incluso después de quedarse en inferioridad numérica al ser expulsado Zongo, a instancias de uno de los asistentes de Iglesias Villanueva, que apreció una agresión del delantero sobre Saúl.

Ficha

1.- Racing de Santander: Sotres; Orfila, Barrio, Oriol, Saúl; Ayina (Iñaki, min 78), Andreu, Granero, Ander (Koné, min 55); Durán (Concha, min 63) y Mariano.

1.- Almería: Ustari; Antonio Marín, Marcelo Silva, Hans Martínez (Trujillo, min 75), Mané; Corona, Tebar; Hicham (Aleix, min 61), Suso (Óscar Díaz, min 82), Raúl García; y Zongo.

Goles: 0-1, min 26. Corona. 1-1, min 64. Concha.

Árbitro: Iglesias Villanueva (comité gallego). Mostró cartulinas amarillas a Granero por el Racing y expulsó con roja directa a Zongo, en el minuto 81, por el Almería.

Incidencias: partido de ida de los octavos finales de la Copa del Rey, disputado en los Campos de Sport de El Sardinero ante unos 1.500 espectadores.