El protagonismo individual de la jornada de la NBA tuvo los nombres propios del ala-pívot LaMarcus Aldridge, el escolta James Harden, el veterano Tim Duncan y el base Jeff Teague, que hicieron posible los triunfos conseguidos por sus respectivos equipos.

Aldridge volvió en plan de líder tras el descanso de la jornada navideña y guió a los Trail Blazers de Portland a la victoria (116-112), en tiempo de prórroga, ante los Clippers de Los Ángeles, en duelo de líderes de división de la Conferencia Oeste.

Aldridge aportó un doble-doble de 32 puntos, 10 rebotes y cuatro asistencias, que lo dejaron al frente de una lista de seis jugadores, incluidos los cinco titulares, que tuvieron números de dos dígitos.

El pívot cubano estadounidense Robin López reivindicó su condición de líder en las acciones bajo los aros y aportó un doble-doble de 11 tantos y 15 rebotes.

Los Trail Blazers, que mostraron una vez más el gran poder que tienen dentro de la pintura al conseguir 60 rebotes por 48 de los Clippers, y Portland (24-5), que ganó el octavo partido de los ocho disputados y siete de ocho en su campo del Moda Center, donde sólo han perdido dos encuentros, vuelven a quedarse solos con la mejor marca de la NBA.

El base Chris Paul fue el líder destacado de los Clippers en la dirección del juego al conseguir un doble-doble de 34 puntos, 16 asistencias y seis recuperaciones de balón, pero no pudo anotar el triple que le hubiese dado la ventaja al equipo angelino, que la pasada noche también perdió como visitante (103-105) ante los Warriors de Golden State.

El ala-pívot Blake Griffin, que la pasada noche fue expulsado del partido por doble técnica cuando todavía quedaban más de ocho minutos del tercer periodo, volvió a ser el máximo encestador al aportar también un doble-doble de 35 puntos, 11 rebotes y puso dos tapones.

Harden no tuvo su mejor inspiración encestadora en los tiros de campo, pero desde la línea de personal anotó 22 de 25 y fue el líder que guió a los Rockets de Houston al triunfo por 100-92 ante los Grizzlies de Memphis.

Los Rockets, que volvieron a su campo del Toyota Center tras el gran triunfo la noche anterior de visitantes (98-111) ante los Spurs de San Antonio, les costó entrar en el ritmo encestador, algo que sólo lograron en el cuarto periodo, cuando consiguieron un parcial de 34-20, que sería decisivo.

Harden se encargó de anotar 11 en el cuarto periodo de los 27 puntos con los que concluyó el partido, a pesar que encestó sólo 2 de 9 tiros de campo, en los últimos 12 minutos del encuentro encestó 9 de 11 tiros desde la línea de personal, capturó seis rebotes, dio cinco asistencias y puso un tapón.

La aportación de Harden tuvo doble valor ante el poco apoyo que pudo darle el pívot estrella Dwight Howard, que se cargó con cinco personales a falta de ocho minutos del tercer periodo y sólo pudo jugar 18 minutos en los que aportó dos puntos (1-5, 0-0, 0-0), capturó seis rebotes y recuperó dos balones.

La victoria fue la tercera que han logrado los Rockets (20-11) en los últimos cuatro partidos disputados, incluidos dos consecutivos, que los mantiene segundos en la clasificación de la División Suroeste.

La derrota que sufrieron los Spurs en su campo ante los Rockets no afectó para nada en su juego individual y de equipo en su visita a los Mavericks de Dallas, en lo que fue el segundo duelo tejano que mantenían en menos de 24 horas.

Los veteranos, el base francés Tony Parker, Duncan, y el escolta Danny Green, fueron lo que se encargaron de llegar al American Airlines Center, de Dallas, con la mejor inspiración encestadora y anotaron al menos 20 puntos cada uno en el partido que los Spurs ganaron a domicilio (107-116).

Parker fue el líder del ataque de los Spurs al conseguir 23 puntos, mientras que Duncan logró un doble-doble de 21 tantos, 13 rebotes, incluidos 11 defensivos, tres asistencias y puso dos tapones, el décimo de la temporada y el 768 como profesional.

Green surgió con un toque perfecto de muñeca y no falló ninguno de los siete tiros que hizo a canasta, incluidos cinco triples, y tuvo 3-3 desde la línea de personal, que le permitió aportar 22 puntos y ser el sexto jugador del equipo y factor ganador.

Teague logró su mejor marca como profesional al anotar 34 puntos, incluida la canasta que rompió el empate en el marcador, y dio la victoria a domicilio de los Hawks de Atlanta (125-127) ante los Cavaliers de Cleveland, en doble prórroga.

Teague, que consiguió un doble-doble a repartir 14 asistencias, también había conseguido el triple que a falta de 4,9 segundos de la primera prórroga forzó el empate a (108-108) y dio a los Hawks la oportunidad de la victoria.