Kobe Bryant no pasó una feliz Navidad a un costado de la cancha, incapaz de ayudar a los alicaídos Lakers de Los Ángeles.

El astro no está acostumbrado a pasar estas festividades sin jugar. Es líder de la NBA con 15 apariciones en partidos navideños, pero ha quedado marginado por entre cuatro y seis semanas, a raíz de una fractura en la rodilla izquierda.

"Es extraño venir acá en Navidad y no jugar", dijo Bryant antes de que los Lakers recibieran el miércoles al Heat de Miami. "Es un sentimiento extraño, pero estoy aquí para expresar apoyo a mis compañeros".

LeBron James y compañía llegaron al encuentro metidos en una racha de cinco victorias consecutivas. Los Lakers habían perdido dos en fila.

"Los necesitamos esta noche", dijo al público el escolta de los Lakers, Nick Young, antes del encuentro.

La lesión de Bryant, diagnosticada la semana anterior, es la segunda de gravedad que sufre en esta campaña.

No jugó su primer encuentro de la temporada sino hasta el 8 de diciembre, después de casi ocho meses fuera de acción, mientras se recuperaba de una ruptura del tendón de Aquiles. Se lastimó de nuevo el 17 de diciembre en Memphis, en lo que era su cuarto partido en cinco noches.

"Tuvimos suerte de que no fuera un menisco", dijo.

Al comienzo, Bryant no pensó que el problema fuera serio. Cayó en las postrimerías del tercer periodo pero volvió para finalizar el encuentro que los Lakers ganaron, gracias a un aporte d 21 puntos por parte de su astro en 32 minutos de participación. Fue la mayor cantidad de unidades de Bryant en la campaña.

"No sabía que estaba fracturado", dijo. "Esperaba que tuviera un golpe, más que nada. Le pregunté al doctor si estaba bromeando cuando me notificó".

Bryant sólo ha podido ejercitarse en una bicicleta. No puede ejercer presión sobre su rodilla.

"Esto ha sido lento en términos de la inactividad que se requiere para que sane", comentó. "Cuando no tienes actividad, tienes que estar atento a otros factores, como la nutrición".

El jugador afirmó que está al tanto de los comentarios que se han hecho en la prensa, acerca de que no volverá en esta campaña.

"Es la misma canción vieja, sólo que ahora suena más fuerte", expresó. "Este tipo de cosas sólo me motiva más".

Sobre si existe alguna probabilidad de que no vuelva, Bryant respondió, "no, hasta donde tengo conocimiento".

Los Ángeles firmó en noviembre un contrato por dos años y 48,5 millones de dólares con el escolta de 35 años.