"Cualquier cosa funciona" fue el lema rector para Martin Scorsese y Lieonardo DiCaprio mientras hacían su extravagante comedia negra sobre los excesos de la bolsa de Nueva York "The Wolf of Wall Street" ("El lobo de Wall Street").

"Nos mirábamos uno al otro y nos preguntábamos, '¿estamos yendo demasiado lejos?''', dijo DiCaprio. Rara vez la respuesta fue "sí".

El dúo de colaboradores llevó esta historia inspirada en hechos reales al límite del escándalo, la decencia y lo que suelen aprobar los censores estadounidenses. Ahora ofrecen una orgía de dinero, sexo y drogas de casi tres horas.

La sociedad entre Scorsese, de 71 años, y DiCaprio, de 39, ya abarca cinco películas a lo largo de más de 12 años. Juntos han logrado escarbar un espacio para el tipo de cine atrevido que Hollywood suele rechazar. "Cualquier cosa funciona" está lejos de ser el mantra de la industria cinematográfica actual.

"No creo que la gente en realidad comprenda lo singular que es esta película", dijo DiCaprio mientras Scorsese, sentado a su lado, asentía. "Independientemente de lo que opinen de la cinta, no se ven películas como ésta".

Scorsese y DiCaprio recientemente le dieron una entrevista conjunta a la AP en la que hablaron de su más reciente filme, que se estrena el Día de Navidad. Por fuera exuden la dinámica de un maestro y su alumno, pero en realidad están en un terreno más parejo, unidos por el deseo de hacer películas como aquellas de los 70 que DiCaprio creció admirando y Scorsese de hecho hizo. En los últimos 13 años, Scorsese ha dirigido una sola cinta de ficción en la que no ha actuado DiCaprio: "Hugo".

"A lo largo de los años, ha sido cosa de aprender más, de afinar juntos el instrumento, por decirlo así, y de descubrir más el uno del otro en el proceso", dijo Scorsese. Juntos produjeron "The Wolf of Wall Street", que Warner Bros. rechazó en el 2008 antes de que renaciera con Paramount Pictures.

Irónicamente, Scorsese conoció del talento de DiCaprio de boca del actor con el que más se le ha asociado: Robert De Niro. Luego que De Niro hizo junto a DiCaprio "This Boy's Life" ("Mi vida como hijo") en 1993, le recomendó a Scorsese que trabajara con el actor, entonces de 18 años. A partir de ahí se creó una alianza que ha crecido al punto de que compite con aquella de Scorsese y De Niro, quienes juntos hicieron ocho películas.

DiCaprio era un veinteañero cuando se presentó para un papel en el sangriento relato neoyorquino de Scorsese "Gangs of New York" ("Pandillas de Nueva York"). A éste le siguió la biografía de Howard Hughes "The Aviator" ("El aviador"), una cinta que DiCaprio — quien con este papel consiguió su primera nominación al Oscar como protagonista — le sugirió a Scorsese. Entonces vino la cinta policial de Boston "The Departed" ("Los infiltrados") — que le mereció a Scorsese su primera postulación al Oscar como director — y el filme noir "Shutter Island" ("La isla siniestra"), cuya trama transcurre en los años 50.

"No ha sido para nada calculado", dijo DiCaprio. "Yo le presenté proyectos. Otros proyectos nos llegaron. Y ambos como que dijimos, 'Sí, ese es el tipo de película que queremos hacer'. Ha sido una progresión verdaderamente natural. Hemos asumido más y más riesgos. Y ciertamente yo he crecido más como actor al tener a una persona de confianza como aliado".

"The Wolf of Wall Street", escrita por Terence Winter ("Boardwalk Empire"), es una adaptación del libro de memorias de Jordan Belfort sobre su emocionante salto de un comerciante de acciones baratas en Long Island a un acaudalado comerciante estafador a la cabeza de la firma de corretaje Stratton Oakmont.

Tras aprender de un jefe previo (Matthew McConaughey) que le enseñó los "polvos mágicos" de las altas finanzas, Belfort saquea temerariamente los bolsillos de sus clientes para hacerse rico y financiar un desfile de prostitutas, cocaína y metacualona. DiCaprio califica el filme como la " biografía de un patán".

"Hay que verla. Hay que vivirla", dijo Scorsese. "Si enfurece a algunas personas sería bueno, porque te hace pensar al respecto".

Aunque DiCaprio ha pasado la mayor parte de su carrera post-"Titanic" haciendo papeles emblemáticos y algo duros como J. Edgar Hoover, Jay Gatsby y Howard Hughes, su interpretación de Belfort es extremadamente desinhibida, más parecida a su trabajo en "Celebrity" de Woody Allen. En escenas frente a cientos de extras haciendo de empleados aduladores, DiCaprio se identificó con el ego hinchado de Belfort. Se sintió, dice, "como una estrella de rock".

"El personaje de Jordan se estuvo cocinando en mi cabeza por un tiempo", dijo DiCaprio. "Estuve pensando en esto seis años, así que sabía que algo iba a salir, alguna bestia. Simplemente no sabía lo que iba a ser".

"Él (Belfort) estaba disfrutando", dijo Scorsese. "No quise decir (con el filme), 'Esto es mal comportamiento'. No nos corresponde decirlo, nos corresponde presentarlo. Y obviamente es mal comportamiento".

El arco narrativo de la película le recordará a muchos a "Goodfellas" ("Buenos muchachos") de Scorsese. Puede que el director se identifique con el apetito voraz de Belfort y Henry Hill porque lo comparte, sólo que el suyo es por las películas. "El cine es una enfermedad y el único antídoto es más cine", parafrasea a Frank Capra.

Aunque Scorsese sigue siendo un realizador prolífico, acepta que su tiempo es limitado.

"¿Quién sabe? Quizás a uno le quedan dos minutos, quizás 20 años", dice. "Quiero hacer tanto, y cuando uno llega a tener este punto de vista privilegiado, no es mucho el tiempo que le queda".

Scorsese compara nuevas películas con una dieta de Big Macs servida a jóvenes como su hija adolescente. "Ya no es cine", dice. "Es una superproducción".

"¿Qué idea tienen ellos del cine? Una película que se estrena en un fin de semana y el dinero que recauda el viernes por la noche", se lamenta. "La única forma en la que en realidad podemos desafiar esto es si el público cambia. ¿Pero cómo podemos cambiar ahora a un público que creció acostumbrado a esto? Una persona joven no se lo tome tan en serio, probablemente".

Por ahora, Scorsese y DiCaprio, cuya trayectoria conjunta será honrada por la Junta Nacional de Reseñistas, esperan seguir trabajando juntos, evadiendo las presiones de la industria como un dúo.

"He tenido la oportunidad de financiar películas con base en mi nombre y, ¿qué voy a hacer con eso? ... Si no aprovecho la oportunidad me sentiría como un idiota ", dijo el angelino DiCaprio.

A diferencia del negocio de Wall Street, los resultados no son "polvo mágico".

"Bueno, malo o indiferente, estamos tratando de hacer algo que nos permita sentarnos a hablar de esto", dijo Scorsese. "Si uno acepta dinero de aquí y allá y no sale nada, ¿qué es para nosotros? ¿Qué estamos creando?".

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jake_coyle